Los drones son ampliamente utilizados en el mundo de la caza, pero no para la actividad venatoria en sí, sino en tareas de vigilancia o guardería, de localización de animales enfermos o defectuosos que deben ser objeto de la caza selectiva, de vigilancia de los accesos a la finca para la lucha contra el furtivismo, recuento y supervisión de poblaciones de especies, sean cinegéticas o no, tareas de control de la cantidad de pastos disponibles y su eventual refuerzo mediante el suministro de forraje o pienso a las reses, control y prevención de incendios forestales, de seguimiento y medición de la temperatura de las líneas eléctricas que atraviesan el coto, de medición mediante el programa QFIELD-QGIS de la densidad de la producción forestal de la finca, sistema para vigilancia y grabación de documentales, etc.

También son utilizados por los Guardas forestales y por la Guardia Civil mediante el el Equipo Pegaso que, a día de hoy constituye un aporte esencial de presencia especializada y de asesoramiento técnico en el ámbito de la Guardia Civil precisamente en el control del uso de drones. El Equipo Pegaso puede localizar drones a un kilómetro de distancia. Con estaciones fijas el alcance de visualización y localización es de 50 km.

El uso de drones requiere unos mínimos conocimientos y los riesgos existen porque pueden colisionar con otras aeronaves que lleven pasajeros. Además, está prohibido su uso en un radio determinado cercano a los aeropuertos.

Marco regulatorio: El Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto Real Decreto 1036/2017, de 15 de diciembre, por el que se regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto, y se modifican el Real Decreto 552/2014, de 27 de junio, por el que se desarrolla el Reglamento del aire y disposiciones operativas comunes para los servicios y procedimientos de navegación aérea y el Real Decreto 57/2002, de 18 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Circulación Aérea.

¿QUÉ REQUISITOS DEBEN CUMPLIR LOS PILOTOS REMOTOS?

Desde nuestra Sociedad de Cazadores hemos querido conocer cuales son los requisitos que debe cumplir cualquier persona  que quiera utilizar un dron. Por ello nos hemos puesto en contacto con un consultor aeronáutico, Ignacio Rubio, que es uno de los pioneros del sector en España, presidente y fundador de ACEPDRON, la primera asociación del país de usuarios y empresarios de drones. A Ignacio le hemos preguntado por la normativa existen y hemos querido saber cuales son sus consejos.

Los pilotos remotos deberán reunir los siguientes requisitos:

  • Tener 18 años de edad cumplidos
  • Ser titulares de certificado médico en vigor, como mínimo Clase LAPL para aeronaves de hasta 25 kg de MTOM y Clase 2 o Clase 3 para aeronaves de MTOM superior a 25 kg, emitido por un centro médico aeronáutico o médico examinador aéreo autorizado.
  • Disponer de un certificado de conocimientos teóricos o una licencia de piloto emitida conforme a la normativa vigente.
  • Disponer de un certificado de conocimientos y formación práctica sobre la aeronave que vayan a pilotar y sus sistemas, o bien sobre una aeronave de una categoría y tipo equivalente.

LA CAZA Y LOS DRONES DURANTE LAS BATIDAS DE JABALÍ

En situaciones excepcionales, como la actual, en la que la sobrepoblación de jabalíes constituye un grave peligro para los accidentes de tráfico por atropellamiento de fauna salvaje, y por la propagación de epidemias como la PPA que pueden afectar a toda la cabaña ganadera del país, se debe considerar la ayuda de los drones para la caza del jabalí como una posibilidad.

En ausencia de depredadores naturales, como el lobo, y debido al abandono de las antiguas fincas agrícolas, los bosques se han convertido en los mejores aliados de los jabalíes: ahí encuentran todo el alimento que antes era consumido por los humanos: castañas, nueces, frutos de los árboles que antiguamente rodeaban las fincas agrícolas, bellotas y hayucos que antes eran recolectados para alimentar al ganado doméstico, etc. Además la falta de gestión de los bosques los ha hecho refugios para los jabalíes casi inexpugnables para perros y rehaleros.

A eso debemos añadir que la población de cazadores pertenece, casi exclusivamente a la tercera edad, y que la agresividad de los grupos animalistas y ecologistas «de salón» muy incentivados por las administraciones, causa un rechazo social hacia la caza que hace difícil que los jóvenes se aficionen a la caza. Por todo ello resulta evidente que los cazadores por si solos y con los métodos tradicionales de caza no van a poder parar la invasión de los jabalíes.

Algunos Ayuntamientos y otras administraciones están contratando empresas privadas para la captura y eliminación de los jabalíes a unos costes extraordinarios. La Generalitat ha comprado rifles de gran calibre para que los Agentes Rurales cacen jabalíes, de día o de noche, a la espera o desde los vehículos…

Aunque los cazadores de jabalí siempre hemos sido muy tradicionales, poco a poco hemos ido incorporando mejoras tecnológicas a la actividad venatoria, por ejemplo hoy en día resulta completamente extendido el uso de emisoras para comunicarse entre los puestos y con los rehaleros. Ya no se hace a pie el seguimiento de las huellas del jabalí para saber por dónde ha transitado la noche anterior y dónde puede tener su encame, sinó que el día anterior arrastran ramas de pino por los caminos con un vehículo todo terreno, y al día siguiente vuelven a pasar con el mismo vehículo para ver si hay huellas. Otra mejora tecnológica que hoy resulta imprescindible son los collares dotados con GPS que llevan los perros y sus chalecos de kevlar para evitar los colmillos del jabalí.

Por todo ello nuestra propuesta es que se usen los drones para localizar y seguir los jabalíes desde el aire. De hecho los Guardas Rurales en sus particulares cacerías, ya utilizan drones dotados de sofisticadas (y carísimas) cámaras técnicas, para localizar los jabalíes en sus encames. De la misma manera podría haber un encargado de vigilancia aérea de las batidas que, con la ayuda de un dron, primero permita localizar los encames de los jabalíes y después seguirlos desde el aire y orientar a los tiradores hacia dónde se dirigen los animales.


Autor: Paco | Artículos