La anatomía es una de las partes importantes para la caza ya que sin ella sería casi imposible y a la vez al disparar si diéramos en la posible presa, “el jabalí”, sería uno afortunado. Por esta y razones deportivas es una obligación del cazador conocer su anatomía, para luego de una salida no nos lamentásemos si dejamos una presa herida y perdida.

Un jabalí grande no ha de ser forzosamente un jabalí viejo. Cuando son jóvenes, su edad se aprecia de seguida, por el color de la piel y su tamaño reducido. Para saber con certeza la edad, deberemos mirar su dentadura, la cual nos dirá con bastante aproximación la edad, dado que hasta los tres años, los dientes de los jabalíes crecen gradualmente. En el caso de los jabalíes machos, existen fórmulas para calcular la edad midiendo en dos lugares la anchura máxima de las navajas.

Para saber la edad de un jabalí macho, procederemos de la siguiente manera: tomaremos la medida ” A” justo donde acaba la marca de la amoladera y luego la medida “B” en su lugar más ancho. La siguiente tabla de valores nos proporcionará los años bastante aproximados del jabalí.
A/B = 1,8 El resultado es una animal joven ( 1 año )
A/B = 1,2 El resultado es una animal de edad mediana ( 3,5-4 años)
A/B = 1 El resultado es de un animal viejo ( más de 7 años )

Teniendo esta tabla de valores, los datos intermedios son fáciles de calcular con cierta aproximación.

Entre los 6 y 24 meses, los dientes incisivos, los caninos y los premolares nº 2,3 y 4 proceden a los dientes de leche. Cuando el jabalí alcanza la edad de 10-12 mese, este tiene un total de 36 piezas de dientes. A a partir del año, alcanza la cantidad de 40 piezas . A partir del año y medio se cambian los premolares n º 2,3 y 4 . A partir de los dos años, aparece el tercer premolar. Su crecimiento durará hasta los tres años, es a partir de esta edad cuando el jabalí presenta todas sus piezas con un total de 44 dientes.