EE

La cacería del día 5 de febrero comenzó mirando el termómetro. 7 grados bajo cero. No lo pasaríamos mejor que el día anterior. Éramos 27 paradas, contando 5 que vinieron de Zuera. Los que se ven en la fotografía preparados para comer, junto a Manolo Pereira, Paco Gamero y Pepe Salcedo. Al fondo a la derecha, Alberto Naval. Los de esta cuadrilla son encantadores. Da gusto compartir cacería y comida con ellos. Dos de ellos, Alberto y el que está junto a Manolo Pereira, ya habían cazado con nosotros.

Ester, quiso repetir la fotografía. Por si acaso. El resultado es el mismo.Por la mañana, cuando llegamos al Hostal, los amigos de Zuera ya estaban tomando café. Después, junto con otros, desayunaron algo más sólido. A las 8,40 horas, le pedimos a Alberto Naval que impartiera suerte. Empezó a sacar los papelitos muy amablemente y quedó configurada la cacería. Habíamos decidido cazar El Molar.

Poco después nos pusimos en marcha. Colocaban Juan Roca, José Gomez y Pepe Alvarez. El cielo estaba totalmente tapado, plomizo.

Nada más empezar el resaque saltaron los jabalíes. Había bastantes. Pronto los primeros disparos. Los perros perseguían frenéticos a los cochinos. A través de la emisora se oyó el lamento de “El Bala”. Le habían pasado 7. Muy lejos, tiró los tres tiros y no alcanzó a ninguno. Lo peor fue parar los perros que los perseguían.

Brufau fué el primero en informar que había abatido a uno. Después fué Teixidó, más tarde Mcgibert. Después, un hecho insólito que condicionó la cacería. Varios perros habían caído dentro de la balsa de Camporrell. Se “encendieron” las alarmas. Allí acudieron 4 perreros a intentar rescatar a los perros del agua. También acudió José Gómez. En total cayeron al agua unos 35 o 40 perros y, algunos perreros se ataron con cuerdas hasta bajar al agua, a pesar de ser muy arriesgado. Los sacaron a todos, aunque tardaron sasi 2 horas. Ello provocó que no se pudiera resacar bién todo el cazadero.

Obviamente, el hecho de la balsa, provocó que algunos resacadores acabaran antes que otros. Seguían saliendo jabalíes. Sisco Laprada Mató uno grande y el último lo cobró Marc. En total, se hicieron 5.

Cuatro de los cinco jabalíes cobrados el día 05 de febrero de 2012. El quinto, el que cobró Marc, no lo quiso bajar del remolque. Ni nos enteramos. Eso sí, el bueno de Marc estaba rebozado en sangre del animal y decía que ya tenía bastante.

Otra toma de los 4 jabalíes abatidos

Desde otro ángulo. Esta vez, los participantes en la cacería estaban más pendientes de ponerse al abrigo y comer, que de salir en la foto

Otra perspectiva. Lástima que falte el quinto y algún protagonista. Pero así son las cosas. El día de cacería transcurrió con bastante frío. A eso de las 12 horas se puso a nevar. Después, no sólo dejó de nevar, si no que se quitaron las nubes y salió un sol radiante que mitigó el frío. Sólo quedaba comer, para lo que Ester, abrió el local para los 5 de Zuera y tres de nuestra colla. En general lo habíamos pasado bien.

Con estos 5 jabalíes cobrados, acumulamos 112; 2 más que en toda la temporada 2010/2011. Además, tenemos un coto menos, los “Mons”.