El sábado día 13 de febrero era un día en que las previsiones meteorológicas vaticinaban un día invernal. Había llovido y amaneció lloviendo. La lluvia cesó pronto y se dejó ver un buen día soleado aunque un poco ventoso.

Los lugareños habían buscado rastros sin éxito. No pudimos organizar la cacería como habitualmente hacemos en casa Felip porque la lluvia había tapado todos los posibles rastros. Quedamos en que a primera hora de la mañana echaríamos un nuevo vistazo. Tampoco fue posible porque a las 8 horas llovía copiosamente. Habíamos puesto nuestras esperanzas en la Malera, pero las gentes del pueblo afirmaban que no era buena idea ya que no se había visto ningún rastro. Parecía mejor idea cazar Comallonga. Allí si se había detectado algún rastro de jabalí.

Éramos 25 paradas y 5 rehalas de perros: Miguelet, Pedro Berjillos, José Manuel Palacios, Javier Jariod y Santi (Invitado de los mañicos). Xavi Sañé se quedó en su casa aquejado de un buen catarro.

Decidimos cazar Comallonga. A los maños no les hizo mucha gracia, pero era lo más aconsejable por los rastros detectados. Además, podíamos cazar alguna corza de las que se veían cada mañana desde el bar de Tartareu.

Colocarían Manolo Pereira; Jaume el Negre, Jordi el Romanillo, Miguelet y Placid. A las 9,20 horas, todos en marcha y a las 10,30 orden de soltar perros.

Vista desde la parada anterior a la barraca de los hyppis

Vista desde la parada anterior a la barraca de los hyppies. Por esa ladera, Paco Gamero, saludó a una corza que corría como una posesa. Según su telémetro, a una distancia de entre 145 y 150 metros. No la tocó y el animal se marchó aún  más aprisa, donde “Los Blanco”, también le dieron la bienvenida. Tete dijo: Ya está. Pero poco después agregó que se iba arrastrando en las dos patas traseras rotas. Nos se encontró.

Nada más soltar los perros empiezan las ladras y las persecuciones de los perros a los corzos. Se escuchas varios disparos y todos afirman que han fallado. Menos Tete, que a la postre tampoco la encontró.

el Montsec

Buena salida y excelente tiradero. No cruzó ninguno. Al final, Paco Reillo dice a través de la emisora que ha visto uno cruzar la carretera de Áger. Seguramente salió del montecillo de la derecha de la foto. Debió estar durante toda la cacería a menos de 50 metros detrás de la parada de Paco Gamero. Se marchó sin ser visto hasta que cruzó la carretera y le dio un susto al conductor del coche que pasaba en ese momento 

Los perros de Miguelet levantan un jabalí. Va hacia el Barranc Salat. El animal se escabulle y sale de la cacería sin que nadie consiga tirarle. Otro jabalí sale de unos matojos acosado por varios perros. La misma suerte que el anterior. Se tiran a otras corzas que también burlan los proyectiles. Finalmente: PORRA.

El día, aunque un poco ventoso, fue magnífico.

El día, aunque un poco ventoso, fue magnífico. Al fondo, se ve el MONTSEC.