El día 14 de marzo de 2014, teníamos previsto cazar la serra de Comallonga.

Fallaron bastantes socios, entre ellos, Solsona, Banzo, Norberto, Paco Reillo, Agustin Chamizo, Capri, José Luis, Clemente, José Mª. Reichard, Ton “El Romano”, Tete, Jaume y Jordi Corsa, …, . Por contra, había 10 invitados. En total 28 paradas y 8 rehalas de Perros. Las de Miguelet, Xavi, Pedro Berjillos, Javier Jariod y José M. Palacios. Como invitados, participaban Santi y Victor, de Sástago, y Felix González.

Vista de una zona del cazadero de Comallonga desde la parada de la balsa Felip. Desde esta parada, un invitado de Castelldefels, cobró un gran ejemplar el día 14 de marzo de 2015.

Vista de una zona del cazadero de Comallonga desde la parada de la balsa Felip. Desde esta parada, un invitado de Castelldefels, cobró un gran ejemplar el día 14 de marzo de 2015. Buena parada y buen tiradero hacia la los escapes

 El viernes por la noche habíamos preparado la cacería. Necesitaríamos alrededor de 30 paradas para cazar toda la serra de Comallonga. Los lugareños no eran muy optimistas en cuanto a la cantidad de jabalíes que podíamos encontrar; 5 o 6 habrá, seguro, decían.

A las 8 de la mañana del sábado día 14, contabilizábamos alrededor de 20 puestos. Estábamos pensando en reducir el cazadero cuando empezaron a llegar los más rezagados y un buen número de invitados. Alcanzamos las 28 paradas, contando los 10 invitados. Decidimos cazar toda la serra de Comallonga. A sortear los puestos.

Colocarían Manolo Pereira, Placid Forcat, Miguelet y Xavi Sañé. A las 8,30 había concluído el sorteo y terminaban el desayuno los más rezagados. A las 8,50 todos en marcha.

En unos tres cuartos de horas todos en sus puestos. No se había visto mucho rastro. Había que tener fe.

Antes de soltar perros, un invitado de Castelldefels, el que le había tocado la balsa Felip, disparó y cobró un gran ejemplar. Cayó a un precipicio y fue imposible sacarlo. Eso sí, le cortó la parte de la cabeza para llevarse el troféo.

Estas son las defensas que acreditaba el macareno que cobró el invitado de Castelldefels. El animal fue imposible sacarlo del barranco, pero por nada del mundo quiso dejar el trofeo.

Estas son las defensas que acreditaba el macareno que cobró el invitado de Castelldefels. El animal fue imposible sacarlo del barranco, pero por nada del mundo quiso dejar el trofeo. No pudo lavarle la boca.

Sobre las 10 horas, suelta de perros y comienzo de lo que sería una gran cacería. Los perreros se desgañitan a través de las emisoras anunciando la salida de jabalíes de la maleza. Un invitado vio a 7 jabalíes juntos. Otro 5 más. Los disparos se sucedían y Placid Forcat se lo pasaba “teta” poniendo en sobreaviso a las paradas donde se encaminaban los jabalíes. No paró en toda la mañana y, una vez concluida la batida, fue felicitado por alguno de los que son menos habituales. Cristian, de Sástago, decía: Que barbaridad; ¿Como puede saber por donde pasará el jabalí?. Para quienes lo conocemos desde hace muchos años, sabemos que el secreto está en su gran experiencia en aquellas montañas, su experiencia como cazador de jabalí y su capacidad de conocer y recordar los pasos habituales de estos animales.

Poco a poco se tenían noticias de los jabalíes que se iban cobrando. Otro invitado de Castelldefels cobró otros; javier Jariod un gran macho, Pepe Blanco, otro buen animal,; Fernando Rodríguez también cobró una buena hembra; Manolo Pereira cobró el más pequeño de la jornada; Xavi Sañé otro más y José Manuel Palacios cobró 3 y uno más que se le escapó. En total 11 ejemplares.

Por este campo le salió a Paco Gamero un extraordinario ejemplar. Lo avisó Javier Jariod y le apareció por el fondo. Corría como un diablo y lo dejó acerrase. Cuando lo tuvo a unos 80 m. le disparó. No lo alcanzó, tampoco a la segunda que estaba aún más cerca. A la tercera vio como el animal caía sobre sus patas delanteras y creyó haberlo cobrado. No lo veía porque lo tapaba una lomita; pero se llevó una buena sorpresa cuando escuchó un disparo de Joan Moliné y después otro. El bicho se escapó.

Por este campo le salió a Paco Gamero un extraordinario ejemplar. Lo avisó Javier Jariod y le apareció por el fondo. Corría como un diablo y lo dejó acerrase. Cuando lo tuvo a unos 80 m. le disparó. No lo alcanzó, tampoco a la segunda que estaba aún más cerca. A la tercera vio como el animal caía sobre sus patas delanteras y creyó haberlo cobrado. No lo veía porque lo tapaba una lomita; pero Paco se llevó una buena sorpresa cuando escuchó un disparo de Joan Moliné y después otro. El bicho se escapó. Pocas veces se tiene un lance tan claro como el que tuvo Paco Gamero. El que ocupa este puesto anhela que le salga un jabalí por este sitio y haga el mismo recorrido. Oportunidades como esta va a tener muy pocas y, Joan Molíne que también vio y tiró sobre el animal, podía haber hecho algo más. Finalmente, Gamero comprobó que dejaba rastro de sangre, pero eso no servía de nada. Joan Moliné también decía que había rastro de sangre, pero decía que era él el que le dio.

Mari Carmen también fallo otro muy claro y tuvo que aguantar las “impertinencias” de su marido. Y mucho más por no haber podido parar los perros que se fueron de cacería.

En el punto de encuentro se van reuniendo los jabalíes cobrados; se comentan los lances y demás vicisitudes.

En el punto de encuentro se van reuniendo los jabalíes cobrados; se comentan los lances y demás vicisitudes.

 

Pepe Blanco con el mágnífico jabalí que cobró el día 14 de marzo. Ni quiere ni puede disimular su satisfacción.

Pepe Blanco con el mágnífico jabalí que cobró el día 14 de marzo. Ni quiere ni puede disimular su satisfacción. Su hijo, Tete, debe estar muerto de envidia. Este día no pudo ir a cazar.

La mayoría de los asistentes siguen comentando la jornada alrededos de las piezas abatidas. Se esperaban sacar media docena y finalmente corrieron más de 20.

La mayoría de los asistentes siguen comentando la jornada alrededos de las piezas abatidas. Se esperaban sacar media docena y finalmente corrieron más de 20. Como se ha indicado se cobraron 11; gran cacería

 

Manolo Pereira tras su jabalí. Es el pequeño pero él, se acerca más al grande. ¡Como si no fuera mucho más difícil darle al pequeño!.

Manolo Pereira tras su jabalí. Es el pequeño pero él, se acerca más al grande. ¡Como si no fuera mucho más difícil darle al pequeño!. Pero claro, siempre los grandes ejemplares hacen más ilusión.

Sin duda alguna, este animal fue la gran atracción y la admiración de los participantes en la batida. Javier Jariod está más que satisfecho. Enhorabuena Marter.

Sin duda alguna, este animal fue la gran atracción y la admiración de los participantes en la batida. Javier Jariod está más que satisfecho. ¡¡¡Enhorabuena Marter!!!.

Una jornada como esta, no podía terminar sin que los jabalíes dejaran su sello sobre los perros. Varios resultaron heridos y, Santi, Miguelet y Xavi Sañé debieron acudir a los veterinarios de urgencia. Los colmillos de estos macarenos son muy peligrosos.