El día 4 de marzo de 2017, teníamos previsto cazar La Malera; uno de nuestros cazaderos estrella. El viernes por la noche, en can Felip, nos reunimos los habituales (Paco Gamero, Manolo Pereira, Joan Moline, Paco Reillo, Pepe Salcedo, Miguelet, Placid Forcat, Ton, El Romano y Jaume Negre); a fin de preparar la cacería.

Según las previsiones, participarían más de 30 paradas y 8 rehalas de perros. Se auguraba una buena montería. Las previsiones meteorológicas no eran malas. No se habían detectados muchos jabalíes pero sí unos cuantos. Había que ir a buscarlos.

La Malera

                  La Malera. Uno de nuestros cazaderos preferidos, en el que casi nunca fracasamos

El sábado, día 4 de marzo de 2017, a las 8 horas, nos dimos cita en el local social. Finalmente nos reunimos 33 paradas y 8 rehalas de perros: Miuelet, Xavi Sañé, Pedro Berjillos, José Manuel Palacios, Javier Jariod y 3 invitados. Colocarían Manolo Pereira, Placid Forcat, Ton El Romano y Paco reillo. Amaneció nevado, pero hacía un buen día de cacería, con viento.

 

Desde la parada de Paco Gamero podía verse este aspecto del escape de la Malera al las Serras Belles / Serrat de Pitrau

                        Desde la parada de Paco Gamero podía verse este aspecto del escape de la Malera al las Serras Belles / Serrat de Pitrau  

Tras sortear las paradas, se puso rumbo al cazadero. A las 10 horas se soltaron los perros. Tras un impás de unos minutos, los perros levantan los primeros corzos. Ya no se les podía tirar; pero estos animales proliferan como las setas. Como había muchos perros, pronto encontraron los jabalíes que había; tres de ellos intentaron escapar hacia el coto de Áger, pero allí estaban Eroles y otro compañero suyo de la colla de Áger que cazaban invitados con nosotros. Cada uno de ellos cobró un jabalí; el tercero consiguió escapar. Fue el único que escapó de cuantos se levantaron.

Santiago Valgañón abatió otro en la parada que habitualmente se coloca Mari Carmen Roca y que nunca haabía tenido suerte. Santiago sí. Finalizando la cacería, Pedro Berjillos, sus perros y con la ayuda de Félix Gonzalez, consiguió abatier al cuarto. Ya no dio para más el día.

Este día habíamos organizado una calçotada para comer (400 calços que aprovisionó Paco Teillo). A las 13 horas habían dejado sus puestos, Paco, Pepe Salcedo, Joan Moliné y Agustín, para encender el fuego y hacer los calços.

 

 

He aquí cuatro ejemplares cobrados

He aquí cuatro ejemplares cobrados. No es lo habitual en la Malera, pero está bien a estas alturas                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

Despues de la cacería

Después de la cacería nos reunimos 40 comensales. He aquí una muestra de los asistentes que esperan impacientes los calços.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

 

 

 

 

0tra muestra

Otra muestra de lo disciplinado que eran todos esperando los calços. Al final 10 por barba; comieron hasta los maños y, beber, …. todos

 

Agustín

       Algunos ya han dado cuenta de los entrantes. Pedro Borreguero sonríe feliz y Antonio Lozano tiene el plato vacío. ¡¡¡¡ Vaya dos !!!

 

Paco Gamero y Placid

          Paco Gamero y Placid Forcat, ya han dado cuenta de uno de los platos. Por su semblante, están satisfechos ¡¡¡ Que jodidos !!!.

 

El loco del cava

El loco del cava, Joan Moliné, empina el codo, era vino y no cava; pero como dice el refran, CUANDO NO TENGO LOMO TOCINO COMO.

 

Paco Reillo

Paco Reillo supervisa el estado de los platos. Él se cuidó de traer los calços y la salsa; además se cuidó, junto con otros, de hacerlos al fuego

 

Antes de la comida, Paco Gamero, disfrutó de estas vistas desde su parada

Antes de la comida, Paco Gamero, disfrutó de estas vistas desde su parada que le asignó Ton El Romano. De la vista no podía quejarse. Eso sí, por ese lado lo visitó una corza, que debía saber que no se les podía tirar. Evidentemente pasó sin problemas.