El domingo día 11 de febrero de 2018, nos reunimos 14 paradas y dos rehalas de perros; Miguelet y Pedro Berjillos. Tras un opíparo desayuno de la mayoría de asistentes, sin sorteo ni ningún otro formalismo, salimos a cazar en el vallado del Mas del Solano, en Vilamajò. Allí habían visto una manada de jabalíes y podíamos hacer una buena cacería. Llegamos al lugar y nos distribuímos en dos líneas; unos con José Berrocal y los otros con Jaume el Negre. En poco tiempo todos en sus puestos. Se soltaron los perros y sólo encontraron algún corzo. De jabalíes ni rastro. Decidimos marcharnos a cazar el Serrat de Pitrau.

El Serrat de Pitrau, visto desde los campos de Espinau. En estos campos se abatieron dos corzas. Una Antonio Lozano; la tra Paco García

                               El Serrat de Pitrau, visto desde los campos de Espinau. En estos campos se abatieron dos corzas. Una Antonio Lozano; la tra Paco García

 

Antonio Lozano

                                                                              Antonio Lozano se fotografía con su corza. El tío estaba más feliz que un conejo en un campo de rábanos.

Nos colocamos lo más rápido posible tapando los escapes del Serrat de Pitrau y soltamos perros. De jabalíes ni rastro. Salieron varios corzos y se cobraron 2 corzas. Ello sirvió para evitar una nueva porra. Ya solo quedaba pasar el parte de las corzas abatidas al Cuerpo de Agentes Rurales, lo que hizo Paco Gamero desde el local Social.