El día 4 de febrero de 2016, había ausencias significativas, no estaban Placid Forcar ni Paco Gamero. Tampoco José Manuel Palacios y el trío de Gavá / Castelldefels, Pepe Blanco, Tete y Prito. Pero la cacería se desarrollarroría con toda normalidad, sin que se resintiera lo más mínimo en el plano organizativo. Así debe ser.

Por primera vez esta temporada, acudió José Berrocal con dos de sus socios. Ya era hora. Pero no aguantaron toda la cacería, la llovizna los hizo desistir a media cacería.

Se eligió el cazadero de Comallonga / Roca Figuera. Había 5 rehalas de perros; Xavi Sañé, Miguelet, Javier Jariod y Pedro Berjillos. Además, supliendo a J.M. Palacios, asistía Jaume de la colla de Santa Linya. En total había 24 paradas.

Cazadero de Comallonga. Al fondo, Serra la Mora

Como está siendo habitual esta temporada, de este antaño excelente cazadero, sólo se levantaron corzos. Ni un jabalí. Los corzos, por respeto a los acuerdos con el coto de Les Avellanes, no se les puede tirar en la línea limítrofe. Con lo cual, se escaparon por aquella zona y se llevaron tras ellos bastantes perros.

Miguelet propuso cambiar algunas paradas y hacer un ganchillo en el Serrat de Sant Urbà. Allí, parecía, se habían detectado varios jabalíes. Como perrero, sólo fue Miguelet a la zona. Los demás estaban intentando recuperar a los perros que habían ido tras el rastro de los corzos. Al final, los perros de Miguelet, levantaron un jabalí y Miguel lo abatió, evitando así una porra.

Este fue el único ejemplar cobrado el día 4 de febrero de 2017. Lo cobró Miguelet.

Este fue el único ejemplar cobrado el día 4 de febrero de 2017. Lo cobró Miguelet. Sus perros, dan la impresión de querer posar para la foto                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

Alguno de los perros de Miguelet, aún mordisquéan el jabalí abatido por su dueño. Como si quisieran decir que ellos tambien cumplieron al conseguir levantarlo.

Alguno de los perros de Miguelet, aún mordisquéan el jabalí abatido por su dueño. Como si quisieran decir que ellos también cumplieron al conseguir levantarlo.

La cacería no dio para más. Se dio la orden de retirada y a comer, los que se habían apuntado. Este día había cordero a la brasa. ¡Como para perderselo!.