El domingo, día 19 de marzo de 2017, nos reunimos en el local social de Tartareu, 15 paradas y 3 rehalas de perros, Xavi Sañè, Miguelet y Javier Jariod. Tras la asamblea del día anterior se había propiciado esta concurrida cacería de domingo.

A las 8 horas, desayuno a base de huevos fritos y otras viandas baja en colesterol. Cazaríamos Les Serres Belles y colocarían Manolo Pereira, Ton el Romano, Paco Gamero y Xavi Sañè. Sorteo de paradas y a la montaña. Hacía un día muy caluroso y con mucho sol.

El último jabalí cobrado en la temporada 2016/17. Lo cobró Sebastián Yeste y, su hijo se fotografía orgulloso en el lugar que lo cobró su padre.

El último jabalí cobrado en la temporada 2016/17. Lo cobró Sebastián Yeste y, su hijo se fotografía orgulloso en el lugar que lo cobró su padre; el culo del barranc junto a la balsa del Pepito. Con este animal se cerró la temporada con 93 capturas; 4 más que la temporada anterior. En batida las mismas piezas, la diferencia está en los cuatro corzos que se cobraron en los recechos.

Sobre las 10 horas, suelta de perros. Antes, Joan Molinè que le había tocada la balsa de Pepito, protagonizó, una vez más, la anécdota del día. Se fue con Manolo Pereira que colocaba el Pas del Caballé, pasando por la balsa. Lo dejó a 5 metros de esta y, la sorpresa de todos, fue cuando llamó a Pepe Salcedo para que le ayudara a encontrar el puesto. No, las balsas no es lo suyo. Tampoco lo de encontrar las paradas. Ademán, antes, había “besado” el suelo. El colmo.

Vista parcial del cazadero Les Belles. Levantaron tres jabalíes y sólo se cobró uno

      Vista parcial del cazadero Les Belles. Levantaron tres jabalíes y sólo se cobró uno. Al fondo se eleva Montdiví y Els Picons

 

Extraordinaria vista del cazadero

               Extraordinaria vista del cazadero, desde la parada de los almendros que ocupaba Paco Gamero. Al fondo, la Ubaga de Alberola

Sobre las 1,20 horas, se escucha un disparo y, a continuación, a través de la emisora, Sebastián Yeste diciendo: Jabalí muerto. Felicitaciones de la mayoría.

Antes, José María Solsona había disparado sobre otro que cruzaba hacia la Malera por una parada que no estaba cubierta por falta de personal. No le dio, como era lo más normal y el animal escapó llevándose tras él unos cuantos perros.

Poco después, se escuchan tres disparos y, tras un paréntesis, para recargar el arma, uno más. A continuación se escucha a Germán García jurando en hebreo, que se le había escapado. Lo había visto bajar de la montaña. Como se bañaba en la balsa y no le tiró por miedo a agujerear las chapas del depósito. Cuando por fin le tiró, el bichejo, corría más que los proyectiles. Fue el último jabalí fallado en la temporada.

Cuarenta y cinco minutos después, orden de retirada. Los perros ya no podían más y tampoco había la sensación de que hubiera más jabalíes de el cazadero. Hasta la próxima temporada.