Juan Roca, Placi Forcat y Paco Gamero. No se sabe bién de que se rien, sería como consecuencia de los “MANDUKINIS”. Esta temporada 2011 / 2012, no han conseguido cobrar ni un sólo JABALÍ ninguno de ellos. Eso sí, tirar han tirado. Pero despues vienen las justificaciones. Que si la mira estaba mojada, que le tiré muy lejos, estaba tapado, creo que le dí, etc. etc. Eso sí, Paco cobró un corzo; Juan Roca casi consigue cobrar otro y, Placi, … Lo que le digan.

 

La cacería del día 24, la última de la temporada 2011/2012, la celebramos en la Serra de Comallonga, Tartareu / Les Avellanes. El mismo cazadero donde celebramos la primera. El día era primaveral, éramos 36 paradas. Tras el sorteo, cada uno a su sitio. Los colocadores eran, El Romano, Miguelet, Paco Reillo, Pepe Salcedo y Placi Forcat. Salimos a las 9,15 del local social de Tartaréu. En media hora todos en su sitio. Pero antes que los más alejados alcanzaran su puesto, se escucha un disparo, otro y otro. Teixidò, a través de la emisora grita Placi, me oyes?. Repite y, finalmente pregunta: Me oye alguien?. Paco Gamero le contesta: Si yo te oigo. Dime: Teixidò grita: Van 5 o 6, en dirección al pueblo!!!. Yo me he quedado con uno.

Dos minutos después, hace fuego Juan Roca. Un sólo disparo. El enorme animal, que en principio cruzaba los campos andando, arreó a correr como un poseso. Paco Gamero, que también lo había visto, y no le tiró por cuestiones de seguridad, no entendía que Roca no volviera a disparar. Hasta que un bramido, como el de un toro acorralado, rasgó el silencio. Se le había encasquillado el rifle. Pobre Juan, las pasó canutas para sacar los dos cartuchos encasquillados.

El día pintaba bien. Aun no se habían soltado perros. Cuando se soltaron, todo el mundo en vilo. Se escucharon carreras y persecuciones de los perros. Se oían a los perreros diciendo que había mucho rastro. El tiempo pasaba y, nada señalable. A las 12,50 h., se escuchan varios disparos. Se ha ido hacia la cima. Se vieron otros dos ejemplares, pero nada. Los perros estaban reventados. Era el momento de recoger perros e ir a buscar la comida de fin de temporada. Eran las 13,55 horas.

 

 

 

He aquí una parte del cazadero de Comallonga. Salieron 7 u 8 jabalíes. 

 

 

 

 

 

Por la curva del fondo saltó el jabalí que tiró Juan Roca. Paco Gamero, que también lo vió, se percató tarde, estaba pendiente del otro lado del ribazo y del paso estrecho del camino, que es una salida propicia para ellos. Después, no le pudo tirar porque a la derecha había una caseta habitada y un poco más a la derecha, la parada de Roca y su compañera Teresa.

 

 

 

 

 

 

 

Esta es la salida más natural del bichejo. Es el paso mas sucio y más corto. No le interesó; salvo la piel. Por eso se hacen tan grandes.

 

 

 

 

Las dos fotografías de la derecha muestran los otros dos tiraderos que tenía que vigilar. Realmente el maldito jabalí, por lógica, debería haber cruzado por el paso estrecho. Si no, pegado al ribazo de que muestra la fotografía de abajo a la derecha. O bien huir entre los almendros. Pues no, se fue andando por el sembrado. Despues sí, vaya si corría.

 

 

 

 

Preciosa vista de la cima del cazadero de la Malera. Se veía así desde mi puesto. El tercero del camino del Camino de Les Avellanes.

 

 

Almendro en flor, al cual, visitaron constantemente las abejas

Cuando dimos la orden de retirada, éramos conscientes que habíamos concluido una temporada excepcional. La mejor en Tartareu, sin ninguna duda. 54 jabalíes cobrados en sólo 11 cacerías. Empezamos con dos; el priemro lo cobró el Bala, en el cazadero de Comallonga. En el mismo que hemos terminado también. Y con un jabalí cobrado, esta vez por Teixidò. A lo largo de las otras 27 cacerías del año cobramos otros 122. En total, 125 jabalíes y 11 corzos. Enhorabuena a los que mataron, felicitaciones a los perreros por su inestimable labor y, en general, a todos aquellos que han colaborado de una u otra forma. ¡¡¡¡Felicidades, compañeros y amigos!!!!. Nos vemos en septiembre.