La vigésimo cuarta cacería la teníamos prevista en Font de Pou. Era una cacería complicada por el problema de la carretera y, más con el inicio de la vacaciones de Semana Santa.

Vista de uno de los campos de una parada interior en el coto de Font de Pou. Al fondo, las montañas del coto de Áger

Vista de uno de los campos de una parada interior en el coto de Font de Pou. Al fondo, las montañas del coto de Áger.

El sábado día 28 de marzo lo teníamos muy saturado. Por la mañana, cacería en el coto de Font de Pou; a mediodía, comida de fin de temporada; por la tarde Asamblea.

A la hora habitual nos empezamos a reunir en el bar social. Teníamos prevista la participación de unos 25 cazadres (Finalmente fuimos 29 paradas y 6 Rehalas de perros). La de Xavi Sañé, Pedro Berjillos, Joan de Borges, José Manuel Palacios, Javier Jariod y Santi Domingo, éste último invitado de Sástago. Miguelet no participó como perrero por un problema de salud. Se puso en un puesto. Colocarían Manolo Pereira, Jordi el Romano, Miguelet, Josep Marchal, Placid y Josep, el Rei de Font de Pou.

Buen tiradero este, en una parada interior. Pero es buena cuando cruzan los jabalíes. Este día no fue el caso, tal y como pudo comprobar Paco Gamero, a quien le tocó cubrirla.

Buen tiradero este, en una parada interior. Pero es buena cuando cruzan los jabalíes. Este día no fue el caso, tal y como pudo comprobar Paco Gamero, a quien le tocó cubrirla.

A las 8,30 ya estábamos casi todos. Sorteo y todo el mundo en marcha. Ya en la carretera de áger, mientras se daba tiempo a cubrir el perímetro del cazadero, Marchal, Lozano, Paco Reillo, Paco Gamero y José Cuevas, tuvieron ocasión de ver como seis jabalíes cruzaban un campo y salían del cazadero. Mala suerte. Sobre las 9,45 todo el mundo en sus puestos y orden de soltar perros

Pronto empiezan las ladras de más de una rehala. Los perreros se desgañitan, a través de las emisoras, anunciando hacia donde van los jabalíes. Otros lamentan diciendo: Son corzos!!!. Pero a partir de aquí ni un momento de resuello. Van saliendo jabalíes a manadas y, la mayoría se escapan del cazadero y se llevan perros. Se tiran a unos cuantos sin suerte Pepe Salcedo tiró a uno y se le marchó (Había hecho una buena carrera a través de un campo para intentar llegar a tiempo). No lo consiguió. Después, tiró otra vez sobre una manada que iban 14 o 15. Tampoco. Placid tuvo su oportunidad y la aprovechó, aunque con suspense. No sabía si lo había alcandado. Al cabo de un tiempo, Javier Jaríod, a través de la emisora, le dijo: Sí, Placid, está aquí muerto. Placid evitó la porra personal de la temporada y recibió múltiples felicitaciones; y una exigencia: tenía que invitar a un “mandukiny”. Lo cumplió.

Un invitado de Sástago abatió otro jabalí y otro invitado, el tercero. Más ladras, más jabalíes, algún disparo, pero ya no se consiguió ninguno más. Mala suerte y mala distribución de las paradas. Algún día tendremos que ir a marcarlas. No es posible que habiendo levantado más de 30 jabalíes solo se consiguieran 3.

Podían ser estos tres, pero no lo eran. Esta foto es de archivo.

Podían ser estos tres, pero no lo eran. Esta foto es de archivo. Este día no hubo fotos de los 3 jabalíes cobrados. Las prisas por ser puntuales en la comida y no demorar mucho la asamblea, fueron los motivos. Pero esta cacería fué muy frustrante por los animales que se fueron.

 Este día, por suerte, no se perdieron perros y pronto se recogieron todos. Todo el mundo rumbo a Tartareu donde, despues del vermout, celebraríamos la comida de fin de temporada.

Los comensales ya se empizan a impacientar. Miguel Canut, de pie al fondo da explicaciones. NO CONVENCE A NADIE.

Los comensales ya se empizan a impacientar. Miguel Canut, de pie al fondo da explicaciones. NO CONVENCE A NADIE.

Como ya es tradicional, tras el vermout, cerveza o mandukiny, todos se van sentando a la mesa. Esperan la paella elaborada por Olga y la carne de cordero a la brasa.

Como ya es tradicional, tras el vermout, cerveza o mandukiny, todos se van sentando a la mesa. Esperan la paella elaborada por Olga y la carne de cordero.

Olga cocinó esta monumental paella. Deberían degustarla 35 o 36 comensales.

Olga cocinó esta monumental paella. Deberían degustarla 35 o 36 comensales.

 

Sin más, Olaga empieza a servir la paella. En la mesa la esperaban los cazadores y algún familiar.

Sin más, Olaga empieza a servir la paella. En la mesa la esperaban los cazadores y algún familiar.

 

Antes de que llegue la paella, todos conversan animadamente. Seguro que siguen dándole vueltas al porqué se han cobrado  solo 3 jabalíes.

Antes de que llegue la paella, todos conversan animadamente. Seguro que siguen dándole vueltas al porqué se han cobrado solo 3 jabalíes.

 

Ton, El Romano, conversa con los maños. Seguro que les está dando su versión de la cacería.

Ton, El Romano, conversa con los maños. Seguro que les está dando su versión de la cacería.

Ton, El Romano, con aspecto de meditación, licencia un baso de vino tinto con gaseosa. Es que si no lo "bautiza", no lo aguanta.

Ton, El Romano, con aspecto de meditación, licencia un baso de vino tinto con gaseosa. Es que si no lo “bautiza”, no lo aguanta.

Los comensales están listos. Ya sólo falta licenciar la comida y los postres. Despues, habíamos decidido celebrar la asamblea para darnos una cacería más el domingo. No todos pensaban así y, despues de la asamblea se despedirían hasta el mes de septiembre.

Los comensales están listos. Ya sólo falta licenciar la comida y los postres. Despues, habíamos decidido celebrar la asamblea para darnos una cacería más el domingo. No todos pensaban así y, después de la asamblea se despedirían hasta el mes de septiembre.

Tras la comida, el café, el cava, los postres y la correspondiente copa, se celebró la asamblea. Paco Gamero dejó a todos atónitos cuando al abrir la asamblea dejo: ¡¡¡Bueno, compañeros; a ver si somo capaces de acabar la asamblea en 4 o 5 horas!!!.