El domingo, día 22 de enero de 2017, habíamos previsto hacer una cacería más completa que las que hacemos habitualmente los domingos. De hecho, se quedaban Xavi Sañé y Pedro Berjillos con sus perros y, si nos reuníamos 15 o 16 paradas, podríamos hacer algo bueno. No fue así. Fallaron los habituales de los domingos; Josep Marchal, Pedro Borreguero y Paco García y sus dos hijos, Franc y Juan Carlos. Eso sí, Antonio Lozano asistió con un invitado. En total 11 paradas y las 3 rehalas de perros antes indicadas.

Decidimos cazar el Barranc Salat. Parecía factible tapar los escapes con las 11 posturas. Sin sorteo ni otras premisas, tras el desayuno, salimos a la montaña. Colocarían Manolo Pereira, Ton El Romano, Paco Reillo y Miguelet. En poco tiempo, todos en sus sitios y orden de soltar perros.

El Barranc Salat

  El Barranc Salat, a la derecha de la parada número 6. Bonita parada desde donde se escuchan perfectamente los distintos lances

Empiezan los perros a encontrar corzos. Y como es habitual, estos animalejos, marean a los perros. Fernando y Antonio Lozano licenciaron dos corzas (A los machos no se les puede tirar). Joan Moliné no quiso tirar a una que le pasó muy cerca; dijo: “A mi me da lástima matar estos animales”. Tampoco consiguió parar los perros.

 

 

José María Solsona consiguió abatir este buen ejemplar. Fue el único que se cobró el domingo

José María Solsona consiguió abatir este buen ejemplar. Fue el único que se cobró el domingo. Este y los dos corzos fue el botín del día.                 

 

Otra vista

Otra vista desde la parada 6 del Barranc Salat, donde habitualmente se pone Placid. Esta vez la ocupó Paco Gamero. Por la ladera de la derecha le pasaron 2 corzas a Paco Reillo que las saludo con tres disparos a cada una, pero que no consiguió alcanzarlas.

Pepe Salcedo, un día más, tuvo su oportunidad. Alcanzó a un buen ejemplar pero se marchó dejando un buen rastro de sangre. No se consiguió encontrar al animal. Sobre las 13 horas, orden de recogida.

Paco Gamero recogió la información de las dos corzas abatidas para dar el preceptivo parte a los agentes del cuerpo de forestales, cosa que hizo sobre las 14 horas. Aprovechó para dar las condolencias por los trágicos sucesos del día anterior.