El fin de semana del 10 y 11 de febrero se anunciaba gélido. Había nevado copiosamente en las montañas del Pirineo y, podía ser, que los jabalíes hubieran decidido bajar a buscar comida. Teníamos puestas muchas esperanzas en las dos cacerías del fin de semana.

El viernes, en Can Felip, preparamos la cacería del sábado. Antes, debimos solventar un problema con la calefacción. Se nos había agotado el gas-oil y hacía un frío de narices. Menos mal a colaboración de Jaume el Negre que nos facilitó 100 litros y pudimos pasar bien la noche. También nos ayudó a contactar con la gasolinera para que nos sirvieran combustible el sábado. Es un gran tipo y mejor persona. Gracias por tu ayuda Jaume.

Ya con la calefacción en marcha, organizamos la cacería. Había prevista la sasistencia de 6 rehalas de perros; Xavi Sañè; Miguelet, J.M. Palacios; Javier Jariod; Pedro Berjillos y Félix González Invitado de Pedro Berjillos). No falló ninguno. De paradas, había previstas 21. Se añadieron Berrocal y dos miembros de su colla; en total éramos 24. Suficientes para cubrir los exteriores de la Malera. Colocarían Ton el Romano, Paco Gamero y Jaume el Negre.

A las 8 de la mañana del sábado, la mayoría “papeando” un buen desayuno, y otros ultimando detalles y haciendo el sorteo. Los participantes no tenían mucha prisa en sacar las “orejas” al aire. Hacía bastante frío, aunque el día estaba totalmente limpio. A las 9,15 horas todos en marcha. Cuarenta y cinco minutos después, todos colocados y esperando la suelta de perros.

Vista parcial de la Serra de la >Malerra

Las primeras ladras se hicieron esperar, rompió el malefario J.M. Palacios que empezó a gritar a través de la emisora: “¡¡¡Atentos!!! ¡¡¡Que van!!!.  Todo el mundo aguzando el oído y ojo avizor. No salía nada y, el bueno de J.M. Palacios, seguía insistiendo informando que los jabalíes que había levantado se volvían. Juraba en hebreo cuando tiró a un jabalí y casi le da a uno de sus perros porque no lo había visto ¡¡¡¡ Ya no le tiro a ninguno más !!!!, bramó a través de la emisora. Lo de J. M. Palacios es admirable; a pesar de tener una lesión en una rodilla, el tío, sigue duro que te pego. Es maño.

Se vieron varios jabalíes y corzos. A estos sólo se les puede tirar a las hembras, por lo que hay que asegurarse. Jaume el Negre cobró una corza y Antonio Ruiz un buen jabalí. El Lance de Antonio lo vivimos desde la incertidumbre. Él no tenía emisora porque se le agotó la batería y, nosotros, queríamos saber que había hecho.

José Mª Solsona cobró otra corza y, casi al final de la cacería, Paco Reillo otro jabalí. La jornada se cerraba con un pobre balance para lo que suele ser habitual en la Malera. Pero es todo lo que conseguimos. Los demás que tiraron fallaron.

 

Antonio Ruiz, se fotografía con el jabalí cobrado. Era una hembra descomunal

Antonio Ruiz Ruiz, se fotografía con el jabalí cobrado. Era una hembra descomunal, tal y como se ve en la fotografía. Su sonrisa le delata la gran satisfacción que le produjo el lance.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              

Paco Reillo, por fin, cobró su primer jabalí esta temporada. Fue un lance muy interesante debido a la dificultad del mismo

                           Paco Reillo, por fin, cobró su primer jabalí esta temporada. Fue un lance muy interesante debido a la dificultad del mismo.

Reajustado_Calle de Les Avellanes 2Reajustado_Calle de Les Avellanes 1

Ya no hubo tiempo para más. Los perreros se dedicaron a recoger todos sus perros. Paco Gamero a pasar las incidencias de las corzas cobradas al cuerpo de Agentes Rurales; otros cuantos a preparar local para comer y, mientras, otros comentaban los lances del día.

Nos complace ofrecer fotos de una de las calles de Les Avellanes. Muy bonitas por cierto.

Reajustado_Calle de Les Avellanes