El día 25 de septiembre, decidimos cazar en un cazadero colindante con el del día anterior. Se habían detectado mucho rastro. Nos equivocamos.

Muy poco movimiento. Los perros encontraron una camada de rayones. Fue una tarea de titane de los perreros alejar a los perros de los pequeños animales. Finalmente, se cobró un ejemplar mediano y un corzo. Así cerramos la cuarta cacería de la temporada. Tras ella, acumulamos 16 jabalíes cobrados y 6 corzos. No está mal.

Esta fotografía muestra parte del cazadero del día 25. Parte del Reguero, del coto San Quilez de Estopiñan del Castillo (Huesca).