Los comensales están listos. Ya sólo falta licenciar la comida y los postres. Despues, habíamos decidido celebrar la asamblea para darnos una cacería más el domingo. No todos pensaban así y, despues de la asamblea se despedirían hasta el mes de septiembre.

Los comensales están listos. Ya sólo falta licenciar la comida y los postres. Despues, habíamos decidido celebrar la asamblea para darnos una cacería más el domingo. No todos pensaban así y, despues de la asamblea se despedirían hasta el mes de septiembre.