El domingo día 9 de octubre de 2016, teníamos previsto hacer una buena cacería. De hecho, se quedaron la mayoría de los maños (Todos menos Capri), así como Xavi Sañé y Pedro Berjillos. Por contra, todos los de Corbins nos hicieron la pirula, pues se fueron a cazar la caza menos en  su coto. Eso, unido a las ausencias habituales los domingos de los Blanco y Prieto, más la “deserción” de Norberto y Ton el Romano, conllevó que finalmente nos quedáramos en 13 paradas, más Miguelet que decidió no soltar perros y hacer parada.

Habíamos tenido otro contratiempo: Berrocal nos había pedido el día anterior que no cazáramos el Serrat de Pitrau, ya que era el primer día de la caza menor y sus socios seguro que cazarían esta zona. Nos argumentaba que a partir de este día, como ellos cazan los sábados, nosotros podríamos cazar todos los domingos que queramos. Pensamos que es una mala solución para nosoros, pues si ellos meten los perros en una zona y disparan el sábado, los domingos allí no queda ni un rastro de jabalí. Bueno, lo arreglaremos sobre la marcha.

Vista de la zona izquierda de la parada que le tocó a Paco Gamero

                                                            Vista de la zona izquierda de la parada que le tocó a Paco Gamero

Decidimos cazar el Mas d’Andall. Sorteamos para establecer el orden de paradas. Colocarían Placid, Miguelet y Manolo Pereira. A las 9,30 h. todos en sus puestos y orden de soltar perros.

Nada más soltar, los perros de Javier Jariod levantan un buen jabalí. Javier le tira y no lo alcanza. Finalmente escapò hacia el Serrat de Pitrau. Mala suerte.

Poco despues, los perros de José Manuel Palacios detectan otro jabalí que se resiste a salir. Hiere a tres perros, alguno de gravedad, lo que provoca que José Manuel arríe bandera y se marche a buscar un veterinario que le cure sus perros.

 

 

Vista del espacio que tenía Paco Gamero. Por aquí cuzó una corza que perseguían los perros y pasó a 10 metros de Paco. No le tiró porque pensaba qque en esa zona no podía tirarle. Miguelet le sacó de su error. La corza se marchó y los perros de Xavi tras ella, pues Paco no consiguió pararlos.

Vista del espacio que tenía Paco Gamero. Por aquí cuzó una corza que perseguían los perros y pasó a 10 metros de Paco. No le tiró porque pensaba qque en esa zona no podía tirarle. Miguelet le sacó de su error. La corza se marchó y los perros de Xavi tras ella, pues Paco no consiguió pararlos.                                                                                                                                                                                                                                                          

Trs recuperar los perros, Javier Jariod, consiguió levantar otro jabalí que le pasó a Sebastián Yeste y, este, cumplió y lo cobró como era su obligación.

Menos suerte tuvo Manolo Pereira, pues estaba licenciando un bocata cuando vio el lomo de un buen ejemplar, no le dio tiempo nada más que a cabrearse. Cuando reaccionó ya no le pudo tirar. Al menos ahorró munición.

Por medio había estado el lance de Paco Gamero, que ya se ha comentado y, gracias a Sebastian Yeste evitamos la porra. Con su jabalí ya llevamos 25 animales cobrados; casi el doble que la pasada temporada en la sexta cacería.