En Tartaréu nos sentimos como en nuestra propia casa. Estamos cazando allí desde hace más de 30 años. Hemos visto crecer a Miguelet y a los hermanos Corsa Cambre, los “Romanillos”. Hemos disfrutado de cacerías impresionantes y, hemos llorado la muerte de nuestro entrañable compañero y amigo Miguel Valls Camping, que se produjo el día 12 de febrero de 2011.

Tartarèu es para nosotros algo más que un coto de caza. Sus habitantes nos conocen y nos reciben estupendamente. Sus parajes nos resultan muy entrañables. Hemos conseguido entrar en el tejido social de este pueblo tan especial y nos sentimos bien acogidos.

 

 

                                                                                             Ton “El Romano, Ilustre lugareño.

 

 

 

Jaume Corsa, uno de los “Romanillos”, a quién hemos visto crecer.

 

 

 

En Tartaréu seguiremos disfrutando, de la caza, de su entorno, de sus habitantes y de las comidas.