La segunda cacería la desarrollamos tras el primer montículo que se ve en la fotografía. El día 9 de septiembre de 2012, éramos pocos. En total 12 parada y una rehala de perros, la de Marc. Se habían detectado rastros y allí nos fuimos.

Nos colocamos y Marc soltó los perros. Hacía mucho calor. Media hora después de soltar los perros encontraron un rastro y se fueron a buscar el jabalí. Lo encontraron. Corrió a media ladera y Paco Gamero escuchó nitidamente el ruido de  la maleza cuando pasaba a unos 70 metros de donde estaba él. No lo vió.  El que sí lo vió fué Teixido. Fué el único que vió al bichejo. Era grande según él. Pero bastante listo. Consiguió burlar los puestos y huir hacia las Serras Bellas sin que ninguno más lo viera. Hicimos porra.

 

Teixidò, el más afortunado en la segunda cacería. Consiguió ver al único jabalí que salió. Eso sí, muy lejos y no pudo tirarle. Ya tendrá otras oportunidades.