6 magnificos ejemplares cobrados en el coto de Estopiñan del Castill

Un grupo de compañeros y amigos se fotografían con 6 magnificos ejemplares de jabalí cobrados en el coto de Estopiñan

Cazar el jabalí en la modalidad de “BATIDAS” (Y otras modalidades), no es coger el arma, situarse en el puesto que te toca o te asignan y esperar a que pase un ejemplar. No, cazar el jabalí es más complejo.

En primer lugar deberemos estar en posesión de toda la documentación en regla y vigente. Es decir: licencia de armas, guía del arma que portemos, licencia de caza, seguro del cazador, licencia federativa y tarjeta que nos autorice a cazar en el coto donde nos encontremos. Esto es básico, pero ni mucho menos suficiente. Tenemos que saber mucho más y, después, tambien adquiriremos experiencia.

Es básico saber que tipo de munición podemos utilizar. También es basico saber los límites del coto donde cazamos, donde se encuentran las paradas o puestos más próximos a nosotros, la dirección en que se encuentren zonas habitadas, granjas o rebaños de animales, etc. Estos aspectos tan básicos, son importantísimos observarlos excrupulosamente. Disparar con munición inadecuada puede ocasionar daños a la agricultura, a los perros y a otros componentes de la cacería. No saber los límites del coto y donde están situados los compañeros más proximos puede ocasionar accidentes que lamentaremos toda la vida. Disparar en dirección a otros cotos puede poner en peligro a otros cazadores o personas que estén desarrollando otra actividad; disparar en dirección donde se ubican otros compañeros es una gran temeridad. Renunciar a cobrar una pieza si se pone en peligro a personas o a otros animales es mucho más valioso que lamentar un accidente.

Pero aún hay otras muchas cosas básicas que hay que tener en cuenta. La primera es no moverse del puesto bajo ningún concepto, si antes no se ha puesto sobre aviso a los compañeros más próximos y tenemos la certeza absoluta que se han enterado de nuestra intención de desplazarnos: En segundo lugar, no disparar jamás, si no se ve la pieza. Tirar sobre matojos que se mueven puede significar el matar a un perro, otro animal, e incluso a alguna persona. Tambien hay que tener en cuenta, siempre, ponerse una pieza reflectante o de color vivo (Caleco o gorra), a los efectos de que los compañeros más próximos y los perreros nos puedan ver con facilidad; igual que nosotros a ellos. Los jabalíes no detectan este tipo de prendas dado que son dantónicos y no distinguen los colores, por lo que el uso de estas prendas no perjudica en absoluto el desarrollo de las cacerías.

Guardar silencio absoluto, no llevar productos o comida que desprendan olor (Como por ejemplo colonias o quesos curados), son factores a tener muy en cuenta. El oído y el olfato del jabalí son los sentidos más desarrollados de estos animales, y en los que sustenta en gran parte su seguridad.

Esta fotografía es una muestra real del resultado de una gran cacería

También es básico ayudar a sacar los animales muertos del monte y esperar a la finalización de la cacería para marcharnos. Asimismo es importante tratar de impedir que los perros se marchen por el rastro de un jabalí que hemos fallado. Si se escapan los perros tras el rastro de un jabalí, provocan dos grandes problemas: Uno. Los perros pueden correr varios Km. tras el jabalí y, este podría cruzar carreteras y provocar accidentes. Los perros una vez avandonen la persecución, quedarán perdidos y desorientados en el monte, causando graves problemas asus propietarios para recuperarlos. A veces tardan varios días en encontrarlos. Otras veces no los recuperan todos. Dos; al pasar los perros descontrolados de un cazadero a otro ladrando tras el jabalí, provocan que los jabalíes que están en esa zona se marchen inmediatamente, lo que supone estropear una posible cacería en esa zona-

Con los años, conseguiremos experiencia. Esa que no se aprende en ningún libro ni folleto. Llegaremos a saber cual va a ser la actitud de un jabalí cuando lo levantan los perros, dependiendo del tamaño del jabalí, la dirección del viento y la orografía del terreno. Pero eso ya son palabras mayores y conceptos que en modo alguno podemos considerar como básicos.

Concluir una cacería con este resultado es, secillamente impresionante