El sábado día 6 de octubre de 2018, no teníamos buenas expectativas. Faltaban dos  rehalas de perros; las de Xavi Sañé y JM Palacios, por motivos de salud y familiares respectivamente, también faltaban bastantes peradas. En total nos reunimos  3 rehalas de perros, Miguelet, Pedro Berjillos y Adrià, y 15 paradas. Teníamos previsto cazar la Serra la Mora y no éramos suficientes, pero no nos quedaba otra. Así que  nos amoldamos a la situación. Siguiendo el ritual habitual, reunión, desayuno y sorteo de paradas, espabilamos lo más posible y sobre las 8,30 horas, todos en marcha. Colocarían Manolo Pereira, Pepe Salcedo y Miguelet.

Serra de la Mora. El cazadero elegido para hacer la montería del día 6 de septiembre de 2018. No se cumplieron las expectativas que teníamos

En poco más de media hora, todos colocados y orden de soltar perros. Pasaba el tiempo y no se movía nada; algún corzo se dejó ver pero sin dar opciones a las paradas. El tiempo pasaba y no cambiaba la tendencia. Cerca de las 12 horas se animó el cotarro. Los perros levantaron varios corzos y se dieron las alarmas de rigor. Uno o dos disparos. Josep Marchal informó que había cobrado una corza. Cuando los perros estaban a punto de concluir la batida levantaron un buen jabalí; se le tiró pero no se alcanzó. El animalejo consiguió esquivar las paradas y burlar a los perros ye muy cansados.

  He aquí una buena corza cobrada. Esta foto es de archivo. ya que Josep Marchal no le hizo ninguna foto.

 

                CACERÍA DEL DOMINGO DÍA 7 DE OCTUBRE DE 2018

El domingo, día 7 de octubre de 2018, lo teníamos aún más crudo. Manolo Pereira, fué abuelo el sábado y se marchó o conocer a su nieto y, con él, se marcharon Pepe Salcedo y Joan Molinè. Nos quedamos muy mermados, en total 10 paradas y una rehala de perros; la de Miguelet. Decidimos hacer un rinconcito de la Malera, tras el Cementerio de Tartareu, según los lugareños se habían visto algunos corzos y podía haber también algún jabalí. Colocarían Jaume el Megre; Ton El Romano y Miguelet. En poco tiempo todos en sus sitios. Era un espacio reducidos y teníamos previsto hacerlo en poco tiempo.

Poco después de soltar perros alguien tiró sobre una zorra, a la que no alcanzó. Miguelet, tiró a un jabalí que levantaron sus perros, aunque a mucha distancia. Acto seguido lo dijo a través de la emisora indicando a la zona donde se dirigía. Poco después, se escucharon 2 disparos y a Jaume el el Negre, a través de la emisora decir: “Le he tirado yo pero no lo he tocado”. Siguió “Jurando en Hebreo”, por lo que supimos que, aunque el animal corría como un poseso, le pasó a no más de 40 o 50 metros. Otra vez será, Jaume.

Media hora después, sin más incidencias, se dió por concluída la cacería y Miguelet tenía organizado en almuerzo para los que no habían conseguido comer por la mañana. Así concluyó la sexta cacería, que certificó la primera porra de la temporada.