El día 9 de septiembre de 2017, era el primer día que nos reuníamos la colla. Quedamos temprano en el local Social de Tartareu, como es habitual. Nos dimos cita a las 7 horas. Temprano porque hacía calor y los perros se resintirían, como así fue. Tras los saludos de rigor y la entrega de la documentación; sorteo y a colocar las paradas. Habíamos decidido cazar el Serrat de Pitrau en Vilamajò. Pues aunque no había sido posible detectar rastros por la gran sequía, parecía que allí podrían encontrase algunos jabalíes.

Éramos 18 paradas y 4 collas de perros; las de Miguelet, Xavi Sañé, Javier Jariod y Pedro Berjillos quien, además estaba acompañado por Felix Gonzáles con varios perros. Colocarían Paco Gamero, Ton “El Romano y José Berrocal. A las 9 horas todos en sus puestos y orden de soltar perros.

No tardó mucho en escucharse las primeras ladras de los perros y, a través de las emisoras, a los perreros que informaban que eran corzos. Maldita sea, otra vez los “duendes” haciendo de las suyas.

Los perros de Javier Jariod, finalmente, levantaron un jabalí. Lo persiguieron un buen trecho y, poco después, uno de los perros de Javier Jariod llegó hasta él con un gran tajo en el cuellos. El colmillo del jabalí le dejó ese recado. Javier se vio obligado a dejar la cacería y marchar a Balaguer a que lo atendiera el veterinario.

A Pedro Borreguero le entró un corzo por detrás y no se percató de él hasta que Josep Marchal lo alertó por la emisora. El hombre lo saludó con su rifle pero no lo alcanzó. Despues diría que el cerrojo del arma había tenido la culpa. Pepe Salcedo, que se encontraba a unos 450 o 500 m. también probó fortuna. Evidentemente falló.

Este es el jabalí cobrado por Marc García. El primero de la temporada en batida y el que hirió de gravedad al perro de Javier Jariod

Este es el jabalí cobrado por Marc García. El primero de la temporada en batida y el que hirió de gravedad al perro de Javier Jariod. En la foto se puede apreciar las buenas defensas del animal.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Sobre las 11 horas, un vehículo todo terreno, empezó a dar vueltas cerca de la parada de Paco Gamero. Todos los que visualizaban dicho vehículo, estaban mosqueados. Finalmente, este, se detuvo en campo Cerca de Paco Gamero y Paco fue a ver que se le ofrecía. El único ocupante era un señor de mediana edad muy amable y educado. Le comentó a P. Gamero Que estaba buscando un “DINOSAURIO”.  Paco lo miró perplejo y enseguida, el visitante, le aclaró que era un yacimiento de dinosaurios que estaba allí. Que era el que le marcaba el GPS. Paco llamó a Ton El Romano, que también había estado mosqueado, y le pregunto si sabía algo del susodicho yacimiento. Le contestó que sí y le indicó el lugar exacto. Paco se lo comentó al espeleólogo, quién dijo que era allí y que haría unas fotos y se iría. Así lo hizo. Paco se quedó allí pensando si tendría un encuentro con una de aquellas bestias.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         Alli me quedé, pensando que sólo 65 millones de años antes, allí donde yo esperaba un jabalí, habían estado los DINOSAURIOS. Casi nada; 65 millones de años. Unas largas vacaciones. La ladra de los perros de Pedro Berjillos me sacaron de mi abstracción. Con toda seguridad, perseguían una pieza por los barrancos entre el Serrat de Pitrau y la Malera. Allí estaba yo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Cada vez tenía la ladra más cerca. Poco a poco se fue desviando más; hacia un paso que hay en un campo más alto del que estaba. Corrí un repecho de unos 70 metros para poder visualizar el campo. Poco después, el perro que ladraba, salió al campo solo. ¡Madita sea!. A mi me cuesta subir 70 metros muchísimo. Posiblemente el DINOSAURIO le hubiera costado sólo un paso. Pero a mí no.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  Estaba comentando el lance con Pedro Berjillos cuando se escuchan tres disparos. A instante, Franc García a través de la emisora; creo que lo he tocado. Poco tiempo después, como la cacería ya tocaba a su fin, comento: Voy a ver si encuentro rastro de sangre. Enseguida lo confirmó: Hay mucha sangre. Poco después confirmó: Esta aquí muerto. Era el primer jabalí cazado en batida en la temporada; el que había herido el perro de Javier Jariod. Franc, evitó la porra. ¡¡¡Enhorabuena!!!. Nos reunimos en el Mas del Pastor y decidimos despedirnos hasta el día siguiente.