El domingo, día 25 de octubre de 2015, habíamos llamados a la participación de todos aquellos que pudieran asistir. Se quedaban a cazar Xavi Sañé y Pedro Berjillos. Había que aprovecharlo.

Vista de la parada que cubría Paco Gamero el día 25 en Font de Pou. Es muy buena cuando pasan los jabalíes. No fue el caso este día.

Vista de la parada que cubría Paco Gamero el día 25 en Font de Pou. Es muy buena cuando pasan los jabalíes. No fue el caso este día.

Quedamos en el sitio habitual, no sin antes recordar a todo el mundo que había cambio de la hora. Eso siempre supone distorsiones y malos entendidos.

A la hora oficial, nos fuimos reuniendo en el local social de Tartareu. Pensábamos que seríamos unas 15 paradas y 3 rehalas de perros. Este día habíamos tenido bastantes dudas a la hora de elegir el cazadero. Finalmente nos habíamos decidido por el de Font de Pou, ya que nos decían que había rastros y que ese día finalizaba la autorización para cazar el jabalí por daños a la agricultura.

Como casi siempre, nos vimos obligados a esperar a los glotones del desayuno. De eso se aprovecha algún rezagado. Finalmente éramos los15 y las tres rehalas de Miguelet, Xavi Sañé y Pedro Berjillos. Colocarían Manolo Pereira, Placid y Josep Guardia, titular del coto de Fontdepou.

Nos pusimos en marcha y a las 9,30 horas, orden de soltar perros. Pasaron los minutos y silencio. Alguna ladra y algún corzo se vio correr. No podíamos tirarle. También se vió algúna raposa. Nada reseñable. Por fin, los perros de Xavi Sañé levantaron un jabalí que pasó por donde estaba Marc Badía. Lo saludo con el rifle, pero pronto pudo comprobar que los perros se alejaban tras el animal. Xavi comprobó que dejaba rastro de sangre lo que significaba que lo había alcanzado. No debía ser nada serio, pues los perros se alejaban más y más tras el.

Buena vista de parte del coto de Font de Pou. Aquí hemos hecho buenas cacerías, pero este día fracasamos.

Buena vista de parte del coto de Font de Pou. Aquí hemos hecho buenas cacerías, pero este día fracasamos.

Pasaba el tiempo y no pasaba nada. Nos confortábamos pensando en el día anterior y que a estas alturas llevamos el triple de piezas cobradas con respecto a la temporada anterior. Es poco, pero con algo nos tenemos que justificar. Se consumó la segunda porra de la temporada y, un día más, ya son muchos, Xavi Sañé se vio obligado a ir a buscar sus perros varios Kms. en el coto de Santa Linya.