Así llovía el día 21 de octubre de 2012, a las 9 horas. Había que tomar otras decisiones

 

El día 21 amaneció lluvioso. El primero en padecer las inclemencias del tiempo fue Paco Gamero que decidió ir andando hasta el local social. Allí estaban unos cuantos “valiente”. Muy pocos. 8 en total. No parecía que mejorara el tiempo. Había que tomar decisiones.

La primera fué encargar el desayuno a Miguel “Canut”. O mejor dicho, a Olga, su mujer. Placi se  rindió y se despidió hasta dentro de 15 días. Los demás, a lo nuestro.

Teixidò, Miguelet, Marc, Fernando Rodríguez, Manolo Pereira, Pepe Salcedo y el “Romano”, esperan el desayuno. Paco Gamero hacía la foto.

He aquí los dos huevos fritos que le sirvieron a Paco Gamero, con su trozo de panceta. De coña.

Una vez acabado el ágape, a las 10,30 horas, este era el aspecto del día. No se puede desaprovechar, dijo alguien. Y Manos a la obra. Éramos 8. Nos colocamos 7 y soltó Marc. En una hora, más o menos, tendríamos hecho el “ganchillo”.

No salió nada. Sólo una zorra que se metió en su madriguera y así se acabó la historia del intento de la octava cacería. Y decimos “intento” porque no salió nada. Si llega a salir algo y lo cobramos, le hubiéramos puesto los dientes largos a más de uno.