resized_IMG_1054

La octava cacería teniamos prevista hacerla en el Serrat de Pitrau. No pudo ser y nos fuimos al Mas del Solano. Éramos 11 paradas y 2 rehalas de perross. Miguelet y Joan de Borges. Nos colocó José Berrocal. No hacía frío, más bien calor y había niebla en el pantano. Como el que no cree la cosa, la niebla fue subiendo y tapó casi todo el cazadero. A esperar a ver si se levantaba. Tardó y no se pudieron soltar los perros hasta despues de las 11. Habíamos visto bastante rastro de jabalí. Pero los muy jodidos debieron bajar a hacer el rastro y a que se nos pusieran los dientes largos, porque jabalí ni uno. Nada de Nada. Los perros ni ladraron. Porra y a casa.