El sábado, día 7 de noviembre de 2015, teníamos prevista la cacería en Tartareu. La noche anterior, en Can Felip, habíamos decidido que sería a en Les Serres Bellas. Los lugareños habían detectado mucho rastro, lo cual es sinónimo de garantía.

A las 8 horas, como de costumbre, nos dimos cita en el local social. No éramos muy optimistas en cuanto a la participación. Los maños nos hicieron la “pirula” porque iniciaban la temporada del ciervo en su coto. Sólo estaría, el que en principio no podría estar por motivos laborales: Javier Jariod.

En principio, nos faltaban perros y paradas. Menos mal que Xavi Sañé bino acompañado de tres invitados y Antonio Lozano de otro. Por primera vez cazarían esta temporada con nosotros los “Romanillos”, Jordi y Jaume. Finalmente reunimos 25 paradas y cuatro rehalas de perros: Las de Xavi Sañé, Miguelet, Pedro Bejillos y Javier Jariod.

Colocarían: Paco Gamero; Placid; Manolo Pereira y Miguelet. Sorteo y todos en marcha a las 9 horas. En poco tiempo, todos colocados y sobre las 10 orden de soltar perros. Hacía bastante calor.

Una de las salidas, vista desde la balsa sel Mas d'Andall. Por allí no osó salir ninguno

Una de las salidas, vista desde la balsa sel Mas d’Andall. Por allí no osó salir ninguno. Pero es buen tiradero

Pasaba el tiempo y no se levantaba ningún jabalí. Mal asunto. Los perreros habían confirmado que el rastro que había era reciente. Pero no había evidencia de que los jabalíes estuvieran allí.

Sobre las 11 las primera ladras serias. Tres disparos y silencio. Por las emisoras se preguntaba que había pasado. Nada. Luego nos enteraríamos que había sido Jaume Corsa, el menor de los “romanillos”, pero lo había fallado. Poco después si que dio cuenta de otro que le pasó por sus dominios. Antes, Antonio Novau, invitado de Áger, había conseguido abatir a un buen ejemplar. Se escucho un disparo en el camino de Espinau, pero aún no sabemos quién lo hizo. Todos los que hacían parada allí negaron haber disparado. Los perros confirmaron que un animal cruzó por allí.  Germán, un invitado de Xavi Sañé, consiguió abatir otro.

Este jabalí fue el que cobró Germán. En la foto se aprecia el certero impacto en la cabeza.

Este jabalí fue el que cobró Germán, un invitado. En la foto se aprecia el certero impacto en la cabeza.

Cuando ya no teníamos esperanzas y habíamos decidido cambiar una linea para cazar El Redols, Xavi Sañé dispara y cobra un descomunal jabalí. De esos que cuesta abatir.

Xavi Sañé y su jabalí

Xavi Sañé se inmortaliza, una vez más, con el gran jabalí que cobró. No era para menos; el voluminoso cuerpo del animal era alucinante

Xavi Sañé se inmortaliza, una vez más, con el gran jabalí que cobró. No era para menos; el voluminoso cuerpo del animal era alucinante. Lo felicitó todo el mundo; hasta el perro le brinda una mirada de complicidad. Xavi se sentía feliz, no era para meno. Lances así no son frecuentes.

Xavi Sañé; Pedro Berjillos y Germán, se fotografían junto al jabalí cobrado por Xavi. La foto la hizo Manolo Pereira que bajó hasta el Barranco del que no fue posible sacar al descomunal animal.

Xavi Sañé; Pedro Berjillos y Germán, se fotografían junto al jabalí cobrado por Xavi. La foto la hizo Manolo Pereira que bajó hasta el Barranco del que no fue posible sacar al descomunal animal.

Un poco decepcionados por los pocos jabalíes que se levantaron en las Serres Belles, decidimos ampliar el cazadero y hacer els Redols.Había posibilidades que estuvieran allí. Se cambió una linea de puestos y se llevaron a la zona los exhaustos perros. El calor hacía mella. Al final se levantó un jabalí que se fue a los dominios de Pepe Salcedo, quien se encargó de fallarlo, seguramente porque aún no le han dado el rifle nuevo que se ha comprado.