Parte del cazadero de “El Molar”, en el Coto San Quilez de Estopiñan del Castillo, donde cazamos el día 5 de noviembre de 2011. Se cobraron 2 jabalíes y 2 corzos-

Al fondo, se puede ver parte del cazadero de “El Pinar Grande”, donde habiamos cazado el pasado día 23 de octubre-

El día 5 de noviembre, no nos las teniamos todas con nosotros, después de lo que caía. Tres días lloviendo a mares. La mañana amaneció con llovizna. Decidimos intentarlo, en el cazadero de “El Molar”. Sorteamos las paradas y pusimos manos a la obra. Acertamos. No llovió más.

Colocamos las paradas y soltamos las rehalas de perros. Pronto encontraros los primeros rastros. Corzos y jabalíes. Pepe Salcedo y Josep Brufau cobraron un jabalí cada uno. Paco Gamero y Paco Reillo un corzo cada uno. Se escaparon varios jabalíes y algún corzo más. José Gómez no estaba nada satisfecho con la efectividad de los cazadores, más, cuando los vecinos de Camporrell estaban haciendo una gran cacería. Cobraron alrededor de 20.

A la derecha, el corzo cobrado por Paco Gamero. Fue un bonito lance, a 117 metros de distancia y cuando el animal corría por un campo. En la fotografía se aprecia el impecable impacto del proyectil sobre el animal. Para culminar ese lance hace falta muchisima suerte y un alto grado de casualidad.


A la izquierda, José Cuevas, Paco Reillo, Paco Gamero y el popular “portugués”, Clemente de Sousa, se fotografían con las 4 pieza cobradas el día 5 de noviembre. Los corzos, en el centro, fueron abatidos por Reillo y Gamero. Anque está muy sonriente, José Cuevas había fallado un corzo y un jabalí. “Les tiré muy lejos y corrían mucho”, se justificó.



 

Paco Reillo y Clemente, el “Poertugués”, no se van de Alrededor de las piezas cobradas el día 5.

Josép Balagueró, el popular “Bala”, Pepe Álvarez, tambien conocido como “Pepe de la Marisa, José Cuevas y Pepe Salcedo en las tareas de limpieza de uno de los corzos

En honor a la verdad, tanto Cuevas como Salcedo, lo hicieron más por salir en la foto, porque la ayuda no fué, ni mucho menos tan importante.

El corzo abatido por Paco Gamero, será guisado, por la señora de José Cruz, en el Restaurante la “Caleta” de Castelldefels, regentado por Conchi, antigua compañera nuestra de cacerías, esposa de Paco Reillo y hermana de la cocinera, será trasladado nuevamente a Estopiñan, donde un grupo de ávidos comensales daremos cuenta de él.