Este caballero, al que además tenemos que soportar, se ha empeñado en batir records, y eso que no competimos y, mucho menos entre nosotros. Pero sí, el muy mastuerzo lo hace muy bién y todos le felicitamos, pero claro, alguna cosa habrá que criticarle. Por ejemplo: hace bastantes años, batió otro record, le tiró, en varias temporadas a 22 jabalíes y cobró 22.  El que hacía 23 lo falló, pero ahí quedó eso para el recuerdo y, porqué no, para que alguno le comentaramos que ya era hora de fallar como los demás.

Pero la cosa no acaba aquí. Antes era todo un atleta, subía a los picachos más difíciles, arrastraba los jabalíes desde cualquier sitio y ayudaba a todo el mundo. Ahora no; desde que se dejó “picar” por una garrapata que se le enganchó en la cabeza (Por ayudar el último día de la temporada a Joan Molinè, que consiguió un gran ejemplar, pero tenía la maldita garrapata encima), ya no puede. El bueno de Manolo le costó muchos días de hospitalización y ha quedado con secuelas irreversibles. Ya no puede ni subir ni arrastrar los jabalíes. Si las temporadas se le dan como la 2011 /  2012, tendrá que contratar a alguien para sacarle “sus” jabalíes. La mayoría ya estamos hasta el gorro.

 

 

 

En las tres fotos, Manolo Pereira con otros compañeros en la temporada 2011 / 2012. Siempre sale a la derecha

 

 

Manolo Pereira, caza bién, pero comiendo, también es un lince. En esta fotografía, que está en su sitio preferido, la derecha, está en un “Yantar” frente a Paco Gamero y unos compañeros de la Cuadrilla Los Chicos de Zuera que habían cazado ese día con nosotros en Estopiñán del Castillo. Al fondo, a la derecha, podemos ver a Alberto Naval, presidente de la Sociedad de Cazadores de Zuera.

 

 

 

 

Estos son los protagonistas del lance más espectacular en la temporada 2011 / 2012, en el cazadero de Espinau (Tartareu). Cazador y cazados, en las proximidades donde se produjo el lance, que no sería espectacular si no fuera porque los cuatro bichos le entraron juntos y en un lugar con bastante maleza. Disparar, matar, recargar y volver a matar. Cuatro disparos y cuatro piezas. Increíble.

 

A la derecha, Manolo pereira,  en otra modalidad de caza. El ciervo en el Coto de El Salvador, santisteban del Puerto (Jaén


 

 

Y él, preocupado


 

Con Suri y Roca, en el Coto el Salvador de Santisteban del Puerto (Jaén).                                                       

 

 

Esta vez, la pieza no es suya. La cobró Paco Reillo y, así lo indica claramente Manolo. Corresponde a una cacería en el coto de El                Salvador de Santistéban del Puerto (Jaén), el año 2007.

 

 

Manolo Pereira, siempre a la derecha, junto a Miguelet, el día del gran lance de Manolo y de Miguelet, que este día le pasaron más de 20 juntos, cargó y disparó varias veces y, finalmente consiguió cobrar cuatro. No es lo normal en Miguelet.
A Manolo Pereira, no sólo le gusta la caza del jabalí. También el conejo, la paloma, la codorniz, el ciervo, como ya hemos visto, y la perdiz. En esta foto, un día de caza en el Coto Conesa, regentado por Juan Cabezas (De pié al fondo), junto a otros miembros de la sociedad de cazadores bisaura, de izquierda a derecha, Paco Gamero, Jordi Corsa, Fernando Rodríguez, Norberto de Sansimón, Jaume Corsa, Antonio Corsa “El Romono” y Manolo Pereira, a la derecha de la foto, mientras se toman unos mandukinis, tras la cacería de la mañana, en la cual Manolo disfrutó con sus perros, BRAC y NERÓN. Eso sí, perdices no tocó muchas. Hasta a él le toca sufrir de vez en cuando.