Paco Gamero se hace el interesante en un aguardo

Paco Gamero en un “aguardo”, el día 22 de agosto de 2013, en el coto “Terreres”, de Almuradiel (Ciudad Real), donde participó en la cacería de la media veda que aquel día se celebró en ese lugar. El muy “mastuerzo”, pone cara de hacerse el interesante, cuando en realidad, la polvora que quemó y las piezas que cobró no guardaban ninguna coincidencia ni se aproximaba. 

Sí, ese día, le mojó la oreja la mayoría de los participantes, pero sólo en el número de palomas cobradas, no en cartuchos, que, igual que Norberto de Sansimón, se vieron obligados a dejar de cazar porque se les agotó la munición. No hace falta echar más sal sobre la herida, los dos saben perder y, por supuesto, ellos no van a competir, si no a pasárselo “teta” y, eso sí lo consiguieron, haciendo amistades y compartiendo experiencias, degustando buena comida y saboreando más de un “mandukyni”.  

resized_Caza paloma en C.R. el 23 08-13

Esta fotografía la tomó David, de Castellón de la Plana, es el resultado de la cacería del día 22 en el coto Terreres de Almuradiel. De esta “percha” David, consiguió cobrar más del 14,5% el solito. Después habla-remos más ampliamente de él. ¡Que tío, con una espingarda en las manos!.

resized_Caza Paloma en C. Real 24-08-13

Esta fotografía, también la tomó David Carceller. Corresponde a la cacería del día 24 de agosto en el coto de Piqueras, en Viso de El Marqués. También se puso las botas, aunque esta vez, su padre, también puso su granito de arena. También su tío. ¡ Dios! Que familia. Ya hablaremos de ellos más adelante.

Parece que este día se cobraron alrededor de 1.300 piezas, aunque, algún matemático de nuestra sociedad, nos contradicen. Pues sumando las piezas por hileras y por filas no alcanza ese número. De lo que sí damos fé, es que la familia Carceller destacaba sobre todos los demás.

 

Cuando decimos “ESCAPADAS INDIVIDUALES”, lo hacemos, porque  son aquellas salidas que no están organizadas por nuestra sociedad pero que, en mayor o menor medida, participan algunos de nuestros socios. En esta ocasión, se trata de la escapada que hicieron Paco Gamero y Norberto de Sansimón. Se apuntaron a dos cacerías de palomas torcaces y tórtolas, los días 22 y 24 de agosto, en Almuradiel y Viso del Marqués (Ciudad Real), en los cotos TERRERES Y PIQUERAS respectivamente. Manolo Pereira ya hacía más de un mes que estaba en su piso en Linares (Jaén), para cazar el conejo (descaste), y la media veda después. Sabemos que otros miembros de nuestra sociedad también nos ponían “los cuernos”, pero no tenemos detalles de sus “andanzas”.

Muy bien, nos ceñiremos  a lo que se señala en el párrafo anterior.  Las andanzas y vicisitudes de Paco Gamero, Norberto de Sansimón y alguna pincelada de Manolo Pereira.

resized_IMG_1898  resized_IMG_1897

 

 

 

 

 

 

Paco Gamero y Norberto, en sus aguardos

Abajo, a la izquierda, inigualables salidas de Sol en el Coto Piqueras, del Viso del Marqués, donde cazaron el sábado 24 de agosto de 2013. Según la organización, ese día se cobraron más de 1.200 piezas. Para Paco y Norberto, esta cantidad les resultó excesiva. Ellos sólo tiraron 28 cartuchos en todo el día y cobraron 10 palomas. Eso sí, también abatieron un arrendajo y una hurraca.

resized_IMG_1895

 

 

A la derecha, la misma salida de Sol.

 

 

resized_IMG_1893

 

 

 

 

 

 

resized_IMG_1885

 

A la izquierda, Norberto junto a su aguardo de la mañana en el coto Piqueras. Tiró 10 cartuchos, abatió 5 palomas y cobró 3.

 

resized_IMG_1884

 

 

 

A la derecha, vista vista del pantano del coto Piqueras, al Alba, desde los puestos de Norberto y Paco.

 

 

resized_IMG_1882

 

A la izquierda, otra vista del Pantano desde la parada de Paco y Norberto en el coto Piqueras el día 24 de Agosto
resized_IMG_1881

 

 

 

 

A la derecha, salida del Sol el día 22 de agosto en el coto Terreres, desde el puesto de Paco y Norberto.

 

resized_IMG_1878

resized_IMG_1877

 

 

 

 

 

 

Arriba, dos detalles de Domingo, poniendo comida para las palomas, en su coto cerca de la Carolina (Jaén)

 

resized_IMG_1875

resized_IMG_1874

 

 

 

 

 

 

  A la izquierda, Manolo Pereira y tras él, Domingo, tras poner comida a las palomas en su coto.A la derecha, se ve con claridad el que realmente trabaja.

resized_IMG_1865

 

 

A la izquierda, se empiezan a reunir las palomas cobradas y detalle de las cajas de cartuchos gastadas el día 22 de agosto en el Coto Terreres.

 

resized_IMG_1850

 

 

 

A la derecha, detalle del aguardo de tarde el día 22. Consiguieron abatir 6 palomas y cobraron 4. Eso sí, casi se deshidratan, pues se les olvidó el agua y eso, de las 16 horas hasta las 19,30, son palabras mayores. No aguantaron y se fueron andando unos 4 Km hasta el coche.

 

resized_IMG_1845

 

Norberto, inmortaliza su momento antes del Alba.

resized_IMG_1838

 

 

 

 

 

A la derecha, fachada de la Hospedería La Almazara del Marqués donde pernoctaron y tomaron los MANDUKYNIS que se les apeteció. Tambien pernoctaron los de la familia Carceller.

 

resized_IMG_1869

 

 

A la izquierda, una plaza de la Carolina. Paco Gamero y Norberto buscaron ifructuosamente una casa de fotografía. Todas estaban de VACACIONES.

 

 

 

 

Paco Gamero y Norbero de Sansimón, deciden, para ahorrar recorrer  más de 150 Km. más el mismo dia, que Norberto duerma en Comarruga, en casa de Paco. Para ello, Norberto se apunta a la Comida organizada por el Club de Tenis Comarruaga, del cual es socio Paco y que se celebraba en el Restaurante El Barco. Quedan para el día 20 y Norberto llegó puntual, pero se dejó los “achiperres” de caza en su casa, por lo cual tuvieron que volver a Caldes, a recoger, ropa escopetas, etc. etc. una vez en Caldes, Norberto insistía en que no debían olvidar nada. Paco le apuntaba que debía coger, ropa, botas, armas, documentación, etc. Pero claro, eso era muy sencillo, porque una vez llagando de vuelta a Comarruga Norberto exclamó ¡La leche!!, nos hemos dejado los cartuchos. Sí, 500 cartuchos que habían comprado entre los dos días antes en Barcelona. ¡Increíble!. Paco le comentó que ya no iban a volver otra vez a Caldes. Los comprarían al día siguiente en el camino.

Así lo hicieron. El día 21, a las 05 horas partieron rumbo a el Viso del Marqués (Ciudad Real), donde se alojarían en la Hospedería La Almazara del Marqués. Previamente se detendrían en San Clemente (Cuenca), donde desayunarían unas descomunales “porras”. Así lo hicieron y, sobre las 9,30 horas a llí estaban zanpándose las esqusitas porras. Norberto con chocolate, Paco con café con leche.

Nuevamente en marcha, pusieron rumbo a Membrilla (Ciudad Real), donde habían quedado con Juan Antonio (Organizador de las cacerías), que tiene un bar – restaurante y se había comprometido a facilitarles los cartuchos necesários, Llegaron al bar de Juan A. y se tomaron un MANDUKYNI, recogieron los cartuchos y pusieron rumbo a el Viso del Marqués. Llegaron pronto y, tras una ducha degustaron una comida, se tumbaron a dormir la siesta y poco después, como nuevos. Cenaron ligeramente (no sin antes visitar la iglesia con el cocodrilo del Nilo, donde Norberto “intimó”, con el sacristan, una persona de unos 80 años, y con el cura, que llegó poco después. Casi los confiesa) y, tras saludar a la directora de la Hospedería, se fueron a descansar. Habían quedado citados para el día siguiente en el Hostal Casa Marcos de Almuradiel, donde tendría lugar el punto de encuentro, el sorteo de puestos y la marcha al cazadero al coto Terreres. Les tocó el puesto 3, junto a una vieja mina. Los dejaron en su sitio entre el padre de David Carceller y el propio Davi, En la 5 había un francés con su compañera.

Aquí bajaba la compañera del francés

Aquí bajaba la compañera del francés

Pronto empezó la fiesta. Paco Gamero no tardó mucho en percatarse que David Carceller (Entonces ni sabía su nombre), era un fuera de serie. Le entraba una paloma; al suelo. Le entraban dos, al suelo las dos, así sucesivamente. El que había  quedado antes que nosotros (Resulta que era el padre de David), también tenía la puntería fina. ¿Pero donde nos hemos metido?. Entre las que fallaban Norberto y Paco, porque la paloma no es lo suyo, lo que les distraía la destreza de David, las continuas bajadas a la mina de la compañera del francés a recoger Palomas, etc. etc., la mayoría de las Palomas que les entraban se iban riendo. Para mayor INRI, a Paco lo Llamó por teléfono Montse, la dueña de la casa de Tartaréu, para comentarle un montón de asuntos. Muy bien, pensó Paco; en una mano el teléfono, en la otra la “Espingarda”, y duro que te pego; tirando al modo del Oeste Americano. Se iban sí, pero el susto se lo llevaban.¡¡¡Que coño!!!. El bueno de David debía estarse comiendo las úñas, el poco tiempo que tenía de inactividad. Se esforzaba y nos avisaba cuando entraba alguna. A veces alguna iba cayendo, al 5º o sexto tiro. Al finalizar la tirada de la mañana nos enteramos que David había cobrado casi 90 piezas y su padre casi medio centenar. Nosotros nos vimos obligados a conformarnos con poca más de las que mató sólo su padre. Eso sí, hay que decir que se nos acabaron los cartuchos, que si no hubiera sido así, tampoco hubiéramos hecho mucho más. ¡HALE!, a comer previa degustación de uno o dos MANDUKYNIS, hacía un Sol de Justicia y un calor tremendo.

Tras la comida, en el Hostal Casa Marcos de Almuradiel, nos citaron a las 15,30 horas para hacer la cacería de la tarde. ¡Sí!, a las 3,1/2 de la tarde. Nada, marchamos a el Viso del Marqués, ducha y siesta de una hora. Después, a quemar más cartuchos. Ya no nos quedaban muchos de los 500 que nos había facilitado Juan Antonio.

 

Norberto y Paco, quedaron más estropeados que esta vieja aventadora

Norberto y Paco, quedaron más estropeados que esta vieja aventadora

El calor de la tarde era tórrido. ¿Dónde está el agua?, preguntó Paco. Pues no hemos traído, le contestó Norberto. ¡¡¡¡MASTUERZO!!!!, bramó Paco, a lo que Norberto contestó: Igual que tú, o es que no tenemos los mismos deberes?. Nada, a aguantar. Por la tarde no hubo, ni mucho menos, la misma cantidad de palomas. Si, les entraron  15 o 20, de las cuales cobraron 7. Eso sí, sólo quemaron dos cajas de cartuchos. Sobre las 17 horas (7 de la tarde), ya no se podía aguantar. Menos sin agua; y Paco tenía que tomar sus medicamentos que se los había dejado en el Hostal. Llamada a Juan para comunicarle que se iban andando hasta el coche. ¡ Ni hablar ¡. Esperad media hora que os recogemos; del puesto donde estáis hasta el coche hay casi 5 Km. Pero nada, Paco y Norberto, se pusieron en marcha a buscar el coche. En el puesto anterior estaba David. ¿Dónde vais? Les preguntó. Se lo explicaron y David, muy amablemente quiso que se dejaran las escopetas y demás achiperres. Paco le dijo: Hombre, ya sé que soy un poco inútil, pero al coche llego. Muchísimas Gracias de todas formas. Norberto intervino: Dame la silla y la escopeta. Paco: Tú te callas que estás más guapo. Pues nada, a buscar el coche. Juan Antonio que los vio en el camino, tiró de teléfono: Paquito ¿Dónde vais?. A bailar, aunque sea con la más fea, le contestó éste. Poneros en una sombra y esperar que ya va el coche a por vosotros. Muy bién, pero si cuando vuelvan aún estamos en el camino, subiremos al coche, ¿Te parece?. Cabezotas, contestó Juan Antonio. Un buen bando de perdices bravas les amenizó el trayecto. Se cruzaron con los coches que iban a buscar a los cazadores. Ellos siguieron camino adelante hasta la casa, donde una enorme gallina agredió a Norberto bajo la atenta mirada de un descomunal gallo. ¡¡¡ Que animal tan inteligente!!!, comentó Paco sobre el suceso

Tras estas vicisitudes, a el Viso del Marqués, donde tenían intención de comprar cartuchos. Aquí no hay armerías, les dijeron. La más cercana está en Valdepeñas. Bueno, como el viernes tenemos libre, como las sirvientas, ya iremos a buscarlos a algún sitio y así, de paso, matamos el día.

Paco y Norberto se sentamos en la terrraza del la Hospedería la Almazara y entraron sus  compañeros de caza: La familia Carceller. Empezaron a comentar sus mútuas vivencias a lo largo del día. Ellos, enseguida se percataron que Norberto y Paco eran personajes sanos y sin complejos por sus fallos. Mucho más, cuando Paco llamó MASTUERZO a David, (lo cual, a Paco le costó una buena reprimenda de Norberto, por llamar mastuerzo a alguien que no conocía). Pero Paco no se arredró y le contestó a Norberto que la culpa era suya, por haber olvidado el agua. Seguramente se había vuelto loco con la insolación. David, ajeno a la reprimenda, le dijo a Paco: A la paloma hay que tirarle cuando se le ve bien el pecho, Pero, David, no se fue de vacío tampoco, pues Paco le contestó que a él, las “pechugas” de las palomas no le dicen nada. ¡Vamos!, que le gustan otras. Intervino el padre de David para ofrecer unas palomas escabechadas. Paco, agradeciendo el gesto, insistió. No, a mí las pechugas que tienen o han tenido plumas, no me gustan. Sí, buen rollo con ellos, que el padre de David completó al comprobar que Paco y él eran de la misma quinta. Norberto, aliviado también, se le disiparon los síntomas del ataque de nervios. A partir de aquí, empezaron a intercambiar comentarios y experiencias de caza. Tanto es así que se facilitaron los números de teléfono y el correo electrónico. Por cierto, que David nos envió un comentario para nuestra WEB que será íntegramente publicado en la página Tu opinión”.

El viernes, día 23 de agosto, se fueron a la Carolina (Jaén). Allí, Paco, conoce una armería donde comprar cartuchos y, además, podrían, como así fue, compartir aperitivo y comida con Manolo Pereira.

Llegaron pronto a la Carolina. Pasar el paso de Despeñaperros”, ahora, no es nada complicado. Se va a 120 Km./hora. Total, 20 minutos desde el Viso del Marqués. Llegaron y lo primero que hicieron fue ir a comer churros al mercado. Buenísimos. Después, a la armería  y tras comprar 250 cartuchos, se fueron a buscar una casa de fotos para comprar un cargador de la batería de la cámara. No la encontraron, dado que las tres que le indicaron estaban de vacaciones. Manolo Pereira se les unió en el “Pucherete”, un típico y renombrado supermercado en la Carolina. Tras un par de consumiciones, se fueron a comer a un  típico restaurante. Manolo propuso ir a Linares para enseñarles su piso. No les pareció buena idea, pero acabaron en Linares. Por la tarde, se les unió Domingo, de la Carolina, que tenían que poner (Manolo y él), comida a las palomas. Se fueron todos juntos, pasaron alrededor de reses bravas y, Norberto y Paco, observaron como los dos amigos les ponían granos a las palomas. Tras ver un montón de conejos cerca de los caminos y tomar unos refrescos con berenjenas en vinagre (Caseras), regresaron al Viso del Marqués, donde la familia Carceller, de Castellón de la Plana, ya cenaban. Tras departir con ellos unos minutos y enterarse de que ellos habían estado cazando conejos, ducha y cama. Hasta el día siguiente a las 6 de la mañana. Se cazaría en la finca Piqueras del Viso del Marqués.

El sábado 22 cazábamos en Piqueras, Viso del Marqués. Gran coto donde otros años nos habíamos divertido mucho. Este año no. Lo mejor fue la impresionante salida de Sol. El resto del día, para olvidar, teníamos muy buenas vistas, eso sí, pero las palomas pasaban a 200 metros de nosotros por encima del bosque. Tiramos una caja de cartuchos entre los dos. Quizás ni llegó, se oían tiros, pero nada que ver con el día anterior. Entre los dos conseguimos abatir 9 palomas y dos que no encontramos. Sobre las 12 horas, se arriaron banderas y a comer. Esta vez en la nave del coto. Nosotros nos fuimos a Almuradiel a Venta Tomás, donde degustamos una pipirrana y compramos 24 melones de unos 5,5 Kg. cada uno y, tres enormes sandías. Las cargamos en el coche como pudimos y, tras cuestionar al “paisa”, a quién ya conocíamos desde hace 12 años, tanto el peso como la calidad de los melones, este nos respondió pesando uno de tamaño medio que peso 6 Kg. y nos obsequió con dos tajadas de otro. Buenísimo. Le intentamos comprar el de 6 Kg. y no nos lo cobró. Lo invitamos a un café y regresamos al Viso del marqués, donde nos duchamos e hicimos una pequeña siesta. A las 4 de la tarde, otra vez al cazadero, pero tampoco nos fue nada bien. Ocho disparos entre los dos y 3 palomas. Decidimos marcharnos porque teníamos previsto volver a Cataluña esa tarde con un compañero. Después, ese compañero decidió quedarse en Andalucía y volver el domingo en el AVE. Nosotros nos quedamos en la Hospedería, como inicialmente teníamos previsto. Cenamos, charlamos un poco con los miembros de la familia Carceller, nos despedimos de ellos, que nos dijeron que no se les había dado nada mal y aseguraron que se habían cobrado unas 1300 palomas en total. Pensamos que nos parecían muchas, pero no las habíamos visto. Nos enseñaron fotos y se comprometieron a remitirnos las fotos para poder publicarlas en la WEB. Lo hicieron un día después y están publicadas. Nos despedimos y nos fuimos a dormir.

Esa noche estaba organizada un acto flamenco en la Hospedería, justo debajo de la ventana de nuestra habitación, por lo que tomamos un somnífero cada uno y hasta el día siguiente, que nos levantamos, recogimos quesos que habíamos comprado, pagamos la cuenta y rumbo a Comarruga. Final de la aventura.

 

LA OPINIÓN DE DAVID CARCELLER, DE CASTELLÓN DE LA PLANA

(Participante, en las dos cacerías, con su padre y su tío. Suyas son las mejores fotos, por lo que le agradecemos su colaboración)

 

Buenas tardes, no tengo el gusto de formar parte de la Sociedad de Cazadores de Bisaura, pero si he tenido el placer que a muchos les gustaría de poder conocer y a la vez de poder disfrutar de una jornada de caza junto al Sr Francisco Gamero en Ciudad Real.

El pasado dia 22 de Agosto, tuve la suerte de poder compartir con Francisco Gamero y su compañero de viaje el Sr Nonberto, una excelente tirada de Palomas Torcaces en la finca les Terreres de Almuradiel (Ciudad Real). La tirada estuvo compuesta por 21 puestos y se lograron abatir cerca de 700 Palomas, lo cual resultaba una media interesante para todos los participantes y caracterizaba de muy bueno, el resultado de la jornada.
En el propio sorteo de los puestos, tuve la gran suerte de caer al lado del Sr Francisco Gamero y su compañero el Sr Nonberto, lo cual hizo que si la tirada era buena, al lado de estos profesionales aún fuese mejor. A la vista estaba que sus preferencias no eran la caza menor, pero eso no impidió que disfrutaran de la tirada y agotaran toda munición preparada para dicho evento, de ahí que el Sr Francisco tuviera que pasar a plan B y dedicarse a sacar alguna que otra foto, la faena ya estaba echada, mientras tanto otros pocos terminábamos de rematar las muchas Palomas que a pesar del calor y habiendo cruzado el ecuador del mediodia, nos seguían entrando.
En el taco del mediodia compartimos las diferentes opiniones de la mañana y prepáramos fuerzas para repetir por la tarde, mi suerte seguía estando, volvía a caer junto al Sr Francisco y el Sr Nonberto en el puesto de la tarde. Al finalizar la jornada fue cuando intercambiámos risas, historias y los sucesivos lances de la jornada. En el hotel pudimos celebrar el triunfo juntos, cada uno había ganado a su manera, sin duda alguna, yo ganaba un buen par de nuevos compañeros, aquellos que a todos nos gustaría tener en nuestro equipo de ases.
Desde Castellón Sr Francisco, le escribe un compañero de caza y espero poder seguir compartiendo con usted muchas jornadas de caza como las de este año. Reciba un fuerte abrazo.