La decimonovena cacería; Els Redols/Les Serres BellesVista desde la parada del La balsa

Esta cacería teníamos prevista celebrarla conjuntamente con la colla de La Noguera de J. C. Monedero y José de Gava.Vista desde la parada del La balsa

Salida hacia la balsa desde el Barranc Les Belles, que da acceso al Pas del Caballè, en cuyas paradas se suelen cobrar bastantes jabalíes.

Salida hacia la balsa desde el Barranc Les Belles, que da acceso al Pas del Caballè, en cuyas paradas se suelen cobrar bastantes jabalíes. El día era bueno.

 El día 14 de febrero nos habiamos dado cita, como de costumbre, a las 7,30 h. en el bar de Tartareu. Este día preveíamos que sería más laborioso porque cazábamos por primera vez esta temporada con la colla de la Noguera de J. C. Monedero y había que confeccionar las tarjetas de todos los asistentes de aquella colla.

Sin excesiva puntualidad se fueron incorporando miembros de una y otra colla. Saludos, peticiones de desayuno y charlas muy animadas. Los que tenían que currarse los temas burocráticos se las pasaban “canutas”; más cuando por nuestra parte había 5 invitados y por la de Monedero 10 o 12. Nos llevó tiempo reorganizar la cacería, pues, en principio, pensábamos que en total serían unas 40 paradas. Finalmente fueron 56 y 9 rehalas de perros. Se hizo el sorteo y todo el mundo en marcha. Colocarían Pepe Salcedo, Jordi el Romano, Manolo Pereira, Miguelet, Placid Forcat y Paco Gamero.

En unos 45 minutos todos colocados. Teníamos un pequeño problemas: Las emisoras de la colla de Monedero y las nuestras no son compatibles, por lo que la coordinación era muy difícil.

Vista del cazadero de las Serras Belles, desde la Serra la Mora

He aquí una vista del cazadero de las Serras Belles, desde la Serra la Mora. Fue el cazadero elegido el día 14 de febrero de 2015.

Suelta de perros y, nada más soltar empezó la fiesta. Los perros de Carlos de Vilanova, nada más entrar en el monte, ladran frenéticamente. Levantan los primeros jabalíes. Son varios que se dividen. Uno de ellos pasa cerca de la parada de Paco Gamero  que lo ve entre la maleza pero no puede encararlo. Era muy grande y escapa sin que le pueda disparar.

Los lances se suceden y se escuchan muchos disparos. Por el tema de las emisoras no sabemos como terminan la mayoría. Joan de Borges consigue abatir uno. Despues conseguiría otro. Joan Molinè se luce y cobra dos en lances distintos. Marc Badía da cuenta de otro. Se van sumando hasta contabilizar 12 al final de cacería. Tres no los podemos cobrar: uno porque está en un barranco y es casi imposible sacarlo; otros dos, de unos 15 kg. cada uno, se lo jalan los perros y dejan muy poco aparte de los huesos. Sobre las 15 horas seda la orden de retirada. La cacería ha sido muy buena y la falta de coordinación de los perreros por culpa de las emisoras, fue resuelto casi satisfactoriamente, por la buena voluntad de estos. Finalmente, sólo tenemos imágenes gráficas de 5 ejemplares, tres ya hemos dicho que no salieron del monte y los 4 restantes fueron cargados en los remolques y se fueron con sus matadores o con alguno que tenía ganas de cocinarse uno.

Agachados, Prieto, Tete, Pepe Blanco y Joan Molinà. De pie, Antonio Rama y su hijo y Manolo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

Los cinco jabalíes que llegaron al punto de encuentro, que los trajeron para hacer la foto. Luego se los llevarían. Hubo cuatro más que no hicimos la foto, porque se los llevaron sin pasar por la cámara. Otros tres no salieron del monte.

Los cinco jabalíes que llegaron al punto de encuentro, que los trajeron para hacer la foto. Luego se los llevarían. Hubo cuatro más que no hicimos la foto, porque se los llevaron sin pasar por la cámara. Otros tres no salieron del monte por lo que ya se ha explicado.

Un grupo de participantes  se fotografía con los cinco jabalíes que llegaron al punto de encuentro

Un grupo de participantes se fotografía con los cinco jabalíes que llegaron al punto de encuentro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Uno que consiguió abatir un buen macho, se fotografía junto a José de Gavá en el punto de encuentro con parte de los jabalíes cobrados

Uno que consiguió abatir un buen macho, se fotografía junto a José de Gavá en el punto de encuentro con parte de los jabalíes cobrados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antonio Rama, antiguo miembro de nuestra colla y entrañable compañero, se fotografía con su hijo junto a los jabalíes.

Antonio Rama, antiguo miembro de nuestra colla y entrañable compañero, también participó en la cacería con nosotros el día 14 de febrero de 2015, y se fotografía con su hijo junto a los jabalíes.

 

CACERÍA DEL DÍA 15 DE FEBRERO

 

Uno de los campos por donde pueden intentar escapar los jabalíes huyendo de los perros. Pero no siempre pasa. Cuando no están no hay nada que hacer

Uno de los campos por donde pueden intentar escapar los jabalíes huyendo de los perros. Pero no siempre pasa. Cuando no están no hay nada que hacer por mucho que se espere, se esté en silencio, etc. etc.

Como viene siendo habitual los domingos, el día 15 de febrero éramos muy pocos. Nueve paradas en total y una rehala de perros: la de Miguelet.

Tras un buen desayuno por parte de la mayoría, nos pusimos en marcha. Miguelet dijo: Hoy, hasta que no encontremos algún jabalí no volvemos. Así fue.

Decidimos hacer un ganchillo junto al Serrat de Pitrau. Nos colocamos rápidamente y Miguelet soltó los perros. Mucho rastro, pero no salió ni un jabalí.

Rastros frescos de pocas horas, mucho; gabalí ni uno. Pensamos que igual hacen el rastro para que los busquemos allí y ellos están donde no hacen rastros. Todo es posible.

Rastros frescos de pocas horas, mucho; gabalí ni uno. Pensamos que igual hacen el rastro para que los busquemos allí y ellos están donde no hacen rastros. Todo es posible. Aquí estaba Paco Gamero

Decidimos cambiar parte de las paradas para cazar la otra parte. Se cambiaron 5 puestos y se mantuvo el resto. Tuvimos la misma suerte. Eran las 12,30 horas; Miguelet pegunta: Lo intentamos en el otro lado del Serrat de Pitrau?. La respuesta fue sí.

Los dominios de Paco Gamero, pero podía dominar todo lo que quisiera, hasta podía fumar. No había ni un puñetero jabalí cerca.

Los dominios de Paco Gamero, pero podía dominar todo lo que quisiera, hasta podía fumar. No había ni un puñetero jabalí cerca.

Llagamos al sitio elegido y rápidamente, entre Miguelet y Jaume el Negre, colocan las paradas. Rápidamente suelta los perros. Diez minutos después, a través de la emisora, Miguelet y Jaume el Negre, dan la alerta. Se han levantado varios jabalíes. Indican hacia donde se dirigen y no se equivocaron. Un gran jabalí, negro como el demonio, cruza un campo: Franc, un invitado de Corbins, lo saluda con tres disparos. No lo alcanza. Paco Gamero, que tambien lo está viendo, no tira hasta que no termina el lance el que le estaba disparando. Pero para entonces el jabalí ya está cerca de la maleza. Paco dispara y el animal se mete en el monte donde habíamos cazado antes. No tiene tiempo de disparar nada más que una vez. Tras el lance, Paco coge su telémetro y mide la distancia: 317 m. Muy lejos, pero más lejos debía de estar el jabalí. Mientras tanto, Fernando avisa tira a tro bichejo que sale del cazadero y avisa a Franc por la emisora de que le entra uno por detrás. Franc no se entera y no lo ve.

Gamero ve un perro de Miguelet cruzar el campo y llegar hasta el monte por donde se fue el jabalí. Se volvió sin entrar en la maleza. Poco después, cinco perros hicieron lo mismo. Paco quedó extrañado y así se lo comentó a Miguelet al concluir la cacería. Ello provocó que decidieran y a ver el sitio por si el animal estuviera muerto y por eso los perros no siguieron el rastro. Tras Miguelet y Gamero, fueron todos los participantes. No hubo suerte. Del jabalí, ni rastro, y valga la redundancia.

Eso sí, hay que reseñar que, como el día anterior, no se dejó ver ni un sólo corzo. Ya teníamos la autorización para cazar las hembras. Era también el último día que se podían cazar.

Reajustado_Rastros sí; jabalíes no

 

 

 

Rastro

 

 

 

 

Reajustado_Mucho rastro

 

 

 

 

…Rastros

 

 

 

Reajustado_Rastros fresco en la zona

 

 

 

 

 Y  rastro, …