El domingo, día 3 de diciembre de 2017, teníamos la sensación de que seríamos muy pocos. De hecho, Miguelet quedó con la mayoría de los de casa Felip a las 8,20 h. para desayunar. Cuando llegamos al local social ya estaban allí algunos de  Corbins; Josep Marchal y Pedro Borreguero. A esa hota empezaron a preparar el desayuno; huevos fritos y tordos que había traído Manolo Pereira. Se hizo bastante tarde y decidimos ir al vallado del Pastor de Vilamajò.  Sólo éramos 8 paradas y Miguelet con sus perros.

Antes de empezar la cacería, Paco Gamero les lee la cartilla a los presentes. Unos se muestran atentos, otros miran el teléfono y los que más comen

Antes de empezar la cacería, Paco Gamero les lee la cartilla a los presentes. Unos se muestran atentos, otros miran el teléfono y los que más comen

 

Vista del cazadero

  Vista del cazadero DEL VALLADO DEL PASTOR DE VILAMAJÒ, colindante con la carretera a Tartareu

 

Hacía bastante frío. Jaume Negre colocaría a 4 y Miguelet a los otros 4. Tardaron poco en estar todos colocados y soltar perros. Sólo saltó una liebre que fue perseguida por los perros. Nada más.

 

Vista de la parte del cazadero que da a la fuente. Esta zona la cubría Paco Gamero, abajo, cerca de la carretera de Tartareu y, arriba, Pedro Borreguero.

Vista de la parte del cazadero que da a la fuente. Esta zona la cubría Paco Gamero, abajo, cerca de la carretera de Tartareu y, arriba, Pedro Borreguero.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 A las 11,45 horas, Miguelet, dio por terminada la batida y propuso hacer otro ganchillo frente al pueblo de Tartareu. Paco Gamero y Paco Reillo, decidieron marchar. Ambos tenían compromisos. De todas formas, no salió ningún jabalí en el segundo intento. Se consumó la porra.