Manolo Pereira, a la derecha, agachado, acompañado por Pepe Salcedo, se está erigiendo esta temporada como el número 1. Ya ha cobrado 7. Como buen Secretario de la Sociedad, lo hace de maravillas, pero en la montaña. ¡¡Vaya páginas que escribe!!.

El día 4 de diciembre amaneció un día extraordinario. Nos reunimos en el Hostal, como de costumbre, y enseguida detectamos que seriamos pocos. Al final nos juntamos 19 paradas. Elegimos un cazadero adecuado para cubrir lo mejor posible. La decisión fue cazar una zona contigua al Molar hasta la fuente Redonda. Finalmente, como siempre, llegaron 2 más. Los Sanchez que siempre hacen igual. Nos colocamos.

Se soltaron los perros y empezó la espera. Nada. Los augurios eran malos, pues los perreros informaban que no había rastros. Mala señal. No obstante las rehalas de perros batieron todo el cazadero. Salió una zorra que la falló Pepe Salcedo y otra que cobro Josep Marchal. Se acabó. La porra se cernía sobre nuestras cabezas. A través de las emisoras se barajaba la posibilidad de hacer otra zona colindante. No había mucha predisposición, pero al final, ganó la opción de intentarlo en la zona de los arados. ¡¡¡Acierto total!!!.

Nos colocamos lo más rápido posible y se soltaron los perros de nuevo. Nadamás soltar los perros de Brufau, detectan un jabalí. Les hace frente a los perros y Brufau sospecha que se trata de un buen ejemplar. No se equivocó. Se acercó y le disparó, cobrándolo. Gran lance con un problema; la bala que abatió al jabalí, tras atravesarlo, rebotó en una piedra e hirió en un ojo una perra de Brufau. No sabemos como habrá acabado el tema.

He aquí el gran ejemplar cobrado por Brufau en el primer lance de la segunda parte de la cacería del día 4 de diciembre

Rápidamente, los perros, detectaron una manada de jabalíes. Al menos 10. Les costó sacarlos. Pero empezaron a romper. Dos pasaron por donde estaba José Gómez. Llevaba escopeta y les tiró muy lejos psra este tipo de armas. Los dos se fueron. A Clemente, “El Portugués”, le entraron otros 2; uno lo cobró y el otro se marchó herido. Otro, salió del monte hacia Pepe Salcedo- Paco Gamero lo vió y no quiso tirarle. Pepe ni se enteró, por lo que Paco Gamero decidió finalmente disparar, aunque a una distancia de unos 270 m. Hizo dos disparos, pero no le dió. Pero sirvió para que Pepe Salcedo se percatara y entrara en acción. Le tiró por detrás, a unos 50 m. el primer disparo. No le dío. Tampoco los siguientes. El jabalí corría frenético a través de un campo. Manolo Pereira, alertado por los disparos (Había apagado la emisora y no se enteró del aviso que le envió Gamero), subió a un margen y vió al animal corriendo. Pasaba bastante lejos; lo encaró y disparó. Al segundo o tercer disparo lo alcanzó y calló fulminado. Le había alcanzado en el codillo. El telemetro se encargaría de determinar que la distancia era de 166 metros. ¡¡¡Enhorabuena Manolo!!!.

Tres de los 4 jabalíes cobrados. El del centro el cobrado por Manolo Pereira, el de la izquierda, el que cobró el “Portugués. El de la derecha

Pepe Salcedo, José Gómez y Paco Gamero con los tres primeros jabalíes que llegaron al punto de encuentro. José Gómez Sostiene el cartel que anuncia en los caminos el desarrollo de las cacerías-

Otra foto, tomada ya con la noche cerrada (Las anteriores también había mucha oscuridad). José Brufau, agachado a la derecha, junto a Carlos Sanchez y el Bala. De pie, el Portugués, José Gómez, Marc y Manolo Pereira. La jornada terminó

Esta vez sí; segundas partes fueron buenas, a pesar que se escaparon bastantes animales. Uno muy grande, pasó por delante de un montón de paradas escondido en la maleza, para culminar escapando entre dos puestos por la zona del aeropuerto.

Al finalizar esta jornada, casi en el ecuador de la temporada, acumulamos 76 jabalíes y 12 corzos. Creemos que está muy bién.