El día 16 de enero de 2016, amaneció despejado pero con bastante frío. Habíamos intentado configurar la cacería el día anterior en Cam Felip, pero no teníamos confirmación de bastantes compañeros. Sí sabíamos que estarían 4 rehalas de perros. Las de Xavi Sañé; Miguelet; Javier Jariod y Pedro Berjillos. José Manuel Palacios vendría pero sin perros; se tenía que marchar pronto ya que eran las fiestas de su pueblo. Los maños son únicos para las fiesta. Así que nos reunimos en el lugar de costumbre y allí acudieron 28 paradas. Muy buen número para cubrir bien Les Serres Belles.

Desayuno y, paralelamente sorteo de paradas. Había 5 invitados. Colocarían Placid, Paco Gamero, Manolo Pereira, Jaume el Negre, Pepe Salcedo y Paco Reillo.  A las 9,10, todos en marcha.

 

Bonita vista desde la parada de la <balsa desde donde se ve la confluencia donde se configura el "PAS DEL CABALLÊ". Es uno de nuestros cazaderos estrella.

Bonita vista desde la parada de la balsa, donde se observa la confluencia de los dos montes que terminan configurando el barranc del “PAS DEL CABALLÈ”: Es uno de nuestros cazadero estrellas. El día 16 cobramos 7 jabalíes. 4 de ellos los cobró Manolo Pereira, a quien no se le escapa uno. Esta temporada ya lleva 12 de los 69 cobrados, más un corzo.

En poco tiempo todos en sus puestos y a las 10,15 orden de soltar perros. No tardaron mucho en detectar los primeros jabalíes. Se escuchan ladras y disparos. Las emisoras echan humo y los perreros se revelan mandando callar a las paradas; sobre todo a Pepe Salcedo que, como siempre, se fue por su cuenta a “investigar” los alrededores de su parada lo que indignó a Paco Reillo que se lo recriminaba. A Pepe le daba igual, no escuchaba por su emisora, …

Se escuchan varios disparos y a Manolo Pereira decir a través de la emisora que ha cobrado 2. Se interrumpe y vuelve a disparar. Dice: Creo que son 4 los que he abatido, pero uno se ha metido en el barranco y a mi me es imposible bajar. Tendrán que venir los perros.

Este es uno de los Jabalíes cobrados por Manolo Pereira. El tío, aunque se lo curra, no deja pasar ni uno.

Este es uno de los Jabalíes cobrados por Manolo Pereira. El tío, aunque se lo curra, no deja pasar ni uno.

Otro de los jabalíes cobrados por Manolo Pereira. Este más pequeño que el anterior, pero tambien cuenta.

Otro de los jabalíes cobrados por Manolo Pereira. Este más pequeño que el anterior, pero tambien cuenta. ¿O no?

 

 

Este jabalí cobrado por Manolo Pereira están tan espeluznado que parece otra cosa. Paro no, es un jabalí

Este jabalí cobrado por Manolo Pereira están tan espeluznado que parece otra cosa. Paro no, es un jab

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, Pedro Berjillos, con sus perros, encontró el cuarto jabalí abatido por Manolo Pereira en el barranco.

Finalmente, Pedro Berjillos, con sus perros, encontró el cuarto jabalí abatido por Manolo Pereira en el barranco. Acceso difícil, pero para personas como Pedro, hay pocas dificultades que lo paren.

Tete licencia a un zorro que osó pasar por sus dominios. Este día se cobraron dos. Eso sí, los zorros no cuentan. Será porque no son comestibles.

He aquí el "raposo" que no pudo burlar a Tete. Ya no comerá más conejos ni perdices en la zona.

He aquí el “raposo” que no pudo burlar a Tete. Ya no comerá más conejos ni perdices en la zona.

Las ladras y persecuciones de jabalíes se suceden. Josep Marchal despachó a otro que pasaba por su zona. Era el quinto de la jornada, despues de los 4 de Manolo. Pepe Salcedo, tambien se sumó a la fiesta y cobró un buen ejemplar. Cerró la cuenta Javier Jariod que mató a cuchillo un agarre de sus perros.

El pequeño Pepe Blanco, no quiso perderse la oportunidad de fotografiarse con uno de los jabalíes abatidos. En este caso, el que cobró Pepe Salcedo

El pequeño Pepe Blanco, no quiso perderse la oportunidad de fotografiarse con uno de los jabalíes abatidos. En este caso, el que cobró Pepe Salcedo

Este buen ejemplar fue el que cobró Pepe Salcedo. Un bichejo viejo y de buen tamaño.

Este buen ejemplar fue el que cobró Pepe Salcedo. Un bichejo viejo y de buen tamaño.

Pepe Salcedo está reivindicando dos cosas: La primera, que fue él que cobró este jabalí. La segunda: que también fue él quien participó en las tareas de arrastre y atado en el coche para transportarlo.

Pepe Salcedo está reivindicando dos cosas: La primera, que fue él quien cobró este jabalí. La segunda: que también fue él quien participó en las tareas de arrastre y atado en el coche para transportarlo.

Sobre las 14 hora, la cacería ya no daba para más. Algún jabalí había conseguido zafarse de las paradas y salir de la cacería llevándose tras él a varios perros. Fueron pocos, pero sí, a pesar de estar bien cerrado el cazadero, consiguieron escapar.

Se da orden de recoger los jabalíes abatidos y poner rumbo al local social de Tartareu donde nos esperaba un guiso de corzo preparado por Merçé, y que lo íbamos a degustar la mayoría de nosotros. Los entrantes, el vino, los cubiertos, postres y cafés, fue cosa de Miguel y Olga. Todo extraordinario bajo un ambiente insuperable.

En la mesa no faltó de nada. Hasta se superó el número de comensales previstos. Se quedaron los mañicos que tenían previsto marchar pronto a la fiesta de su puebla, pero se quedaron porque se les hizo tarde. Tambien se lo pasaron "teta".

En la mesa no faltó de nada. Hasta se superó el número de comensales previstos. Se quedaron los mañicos que tenían pensado marchar pronto a la fiesta de su puebla, pero se quedaron porque se les hizo tarde. Tambien se lo pasaron “teta”. Como tiene que ser. Antes de acabar la temporada repetiremos comida.

Nadie podrá decir que no se sintió a gusto en esta mesa.

Nadie podrá decir que no se sintió a gusto en esta mesa. Hasta José Manuel Palacios que se ve a la izquierda con cazadora roja. Primero no tenía pensado quedarse; segundo, no se trajo sus perros y se paso casi toda la cacería “jurando en hebreo” porque no le llegaba ningun jabalí y, tercero, ahora se desquitaba

Este es el mejor final de una extraordinaria cacería. Todos más contentos que unas castañuelas. Los que habían matado y los que no. Es la grandeza de este deporte.