El domingo, día 20 de noviembre de 2016, teníamos previsto cazar el vallat de Jaume Negre. Se habían visto varios jabalíes, hasta 6, según nos había dicho Jaume.

Nos dimos cita a las 8 h. de la mañana en el local social. No seríamos muchos, pero tampoco se necesitarían muchas paradas. Sólo contábamos con los perros de Miguelet, los 5 de Can Felip, Fernando Rodríguez, Marchal, Antonio Lozano, Pedro Borreguero y un invitado. Finalmente llegó Marc Badía que el día anterior no asistió por problemas de salud. En total 11 paradas.

Vista parcial                    Vista parcial del vallado de Jaume el Negre. En la foto se puede ver uno de los corrioles de los animales

Esta es otra vistaEsta es otra vista del cazadero. Como se puede observar, muy espeso y difícil de tirar. Al fondo, tras los campos, Els Redols, que habíamos cazado el día anterior; más al fondo, Els Picons, de Os de Balaguer.

A las 9,15 horas, todos colocados y suelta de perros. Nada más soltar encuentran el primer jabalí y dos más. Se escuchan varios disparos. Un jabalí intenta escapar de los perros y se encontró con la valla. Paco Gamero estaba a pocos metros y no pudo tirarle porque estaba rodeado de perros. El animal huyó y fue directo hacia la parada de Pepe Salcedo. Este lo abatió y sumó uno más a su cuenta particular. Marc Badía consiguió abatir a otro. También Marchal. Manolo Pereira tiró a otro pero no sabía si lo había alcanzado; poco despues, se le presentó a Paco Reillo que dio buena cuenta de él. Se comprobó que Manolo lo había tocado.

La cacería

La cacería había terminado. Junto al coche de Miguelet, entre los cazadores, se ve el jabalí que cobró Pepe Salcedo. Marchal se hace oir y Paco Reillo mira la cámara.

Este es el animalejo cobrado por Paco Reillo después que fuera alcanzado por Manolo Pereira

Este es el animalejo cobrado por Paco Reillo después que fuera alcanzado por Manolo Pereira.

Este buen ejemplar es el que cobró Pepe Salcedo

A las 11,15 ya se había terminado de batir sobradamente el cazadero. Aunque en un principio habíamos previsto hacer otro “ganchillo”, viendo la hora que era y el resultado obtenido, decidimos dar por terminada la cacería.