El domingo, día 18 de noviembre de 2018, nos reunimos en el local social  10 paradas y Miguelet con sus perros. Llovía y empezamos a dudar si salir o no. Decidimos desayunar y dar tiempo hasta las 10 para ver que pasaba. Hacertamos, porque a esa hora ya no llovía. Los  perros de Miguelet empezaron a levantar corzos y, jabalíes, aunque había rastro fresco, ni uno.

Así transcurrieron las dos horas que Miguelet tardó en recorrer todo el monte. Sobre las 21,15 orden de retirada. Miguelet no había utilizado el coche para llevar los perros, los había sacado de sus corrales y se los llevó andando hasta el cazadero; así volvía, como si un sexto sentido le avisara que podía volver a encontrar el gran jabalí que el día 23 de septiembre le había herido tres perros. El sexto sentido no le falló. Cuando la mayoría ya habían enfilado los caminos o ya estaban descargando los coches, como era el caso de Paco Reillo y Paco Gamero, se escuchan tres disparos o unos 100 metros de los corrales de Miguelet. Miran hacia allí y ven a Miguelet. Se escucha otro disparo. Esta vez Miguelet no había fallado; se había vengado de los tres perros a los que había herido el mismo jabalí, unas semanas antes y se encontraba en una zona muy parecida a la anterior.

Cobrar este ejemplar, le produjo una triple satisfacción a Miguelet; evitó la porra, cobró un magnifico ejemplar y se vengó de los perros a los que había herido la cacería del día 23 de septiembre de 2018

Impresionantes defensas del jabalí que cobró Miguelet el día 18 de noviembre de 2018; el 23 de septiembre hirió a tres de sus perros                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

           Detalle del descomunal colmillo del jabalí que cobró Miguelet. A la segunda fue le vencida. La primera había salido victorioso el jabalí