Javier Jariod se fotografía con el jabalí que cobró. Se lo curró, pero es justo decir que sólo lo tubo que rematar ya que sus perros lo tenían "agarrado". Sus perros, tendrían que estar en esta foto

Javier Jariod se fotografía con el jabalí que cobró. Se lo curró, pero es justo decir que sólo lo tubo que rematar ya que sus perros lo tenían “agarrado”. Sus perros, tendrían que estar en esta foto

La décima cacería la habíamos previsto en La Malera, Tartareu. Siempre es una Gran cacería y, por ello, levanta grandes esperanza.

El día 22 de noviembre de 2014, teníamos muchas ilusiones. Eso sí, también teníamos ausencias significativas: Placid, por motivos de salud, fue al que más echamos de menos. Este gran cazador y mejor compañero es insustituible. Le deseamos una pronta recuperación.

También fallaron Norberto de Sansimón, Marchal, Antonio Lozano, José Mª Reichardt, Joan Moliné, Jordi  y Jaume Forcat (Los Romanillos), Agustín Chamizo y todos los maños que hacen parada, excepto Clemente y José Luis. Tampoco estaba, ni sabemos nada de él, Jaume Serra. Predro Berjillos, se fue con sus perros a Arcusa. Eso sí, asistió el día siguiente y además bino acompañado Felix González (Antiguo compañero nuestro), y dos invitados más.

Alas 7,30 h. empezaron allegar los miembros de la colla que participaban y un buen número de invitados. En total éramos  31 parada y 5 rehalas de Xavi Sañé, Joan de Borges, José Manuel Palacios, Javier Jariod y Miguelet.

Sorteo y cada uno a su puesto. Colocarían Ton, El Romano, Paco Gamero, Paco Reillo y Manolo Pereira. En poco más de media hora todos en sus puestos.

La Serra de la Malera, magestuosa se erige como gran cazadero, donde los jabalíes se refugian y siempre se encuentra alguno.

La Serra de la Malera, magestuosa, se erige como gran cazadero, orgullo y pasión de nuestra colla y de todos los que han participado en cacerías, donde los jabalíes se refugian y siempre se encuentra alguno.

A las 10 h. orden de soltar perros. En poco más de 10 minutos las primeras ladras y las primeras alertas. Un invitado de Castelldefels, a través de la emisora, dice: ¡Van 10 jabalíes hacía arriba!. Al no conocer el terreno no sabe situarlos bien. Poco después, Jose Manuel, levanta dos más. Y Xavi Sañé que alerta de que sus perros van tras uno grande. Los ladridos de los perros se dirigen al corral del Romano. Así avisa una y otra vez Xavi. Los perros van frenéticos tras el jabalí. Toda la armada de la zona en tensión. Pero ocurre un hecho que marcaría la cacería. Entre la última parada de la armada de los Corrales del Romano y la última del camino de Vilamajó, se escuchan los ladridos de los perros que sales de la cacería. Paco Gamero se muerde las uñas porque él no ha visto ni los perros, pero estaba seguro que debía haber un error en la colocación de la última parada de los Corrales del Romano. Uno de los invitados informa que se han marchado 7 u 8 perros, después 4 más. Xavi Sañé se queda prácticamente sin perros y Joan de Borges muy mermado. Como siempre, se van los mejores perros.

Por los árboles de color ocre, pasó el jabalí que le tiró Paco Gamero. Se conjugaron varias circunstancias: Animal pequeño; mucha maleza; una buena distancia y mala puntería de Paco. Conclusión: Se escapó y, a la postre, tras su rastro, se escaparon otros dos perros de Xavi que burlaron a Fernando

Por los árboles de color ocre, pasó el jabalí que le tiró Paco Gamero. Se conjugaron varias circunstancias: Animal pequeño; mucha maleza; una buena distancia y mala puntería de Paco. Conclusión: Se escapó y, a la postre, tras su rastro, se escaparon otros dos perros de Xavi que burlaron a Fernando que es el punto rojo que se ve cerca de la torreta. Fernando también tiró al medio del campo, a 300 m. Se fue tambien. Por las rocas del fondo, estaba la parada de Marc, y el escape donde tenía que estar José María Solsona.

Los invitados de Castelldefels tiraron varias veces. Tambien Mari Carmen y José Cuevas. Marc Badía también tiró a otro que no alcanzó y se marchó por la parada que le había tocado  a José María Solsona y que le indicó Paco Gamero. José María ya no estaba, pues Miguelet le había aconsejado cambiarse de sitio.

Reajustado_La roca

                                                       Sobre estas rocas estaba la parada de Poco Gamero
 

Según pasaba el tiempo, los perros estaban más y más cansados. Los jabalíes, en su mayoría, seguian en la montaña. Pues no tenemos constancia que se escaparan del cazadero más de 3 o 4.  Bastantes tiros y nula efectividad. Finalmente, los perros de Javier Jariod, hicieron un “agarre” que posibilitó que el bueno de Javier nos salvara de una porra en la Malera.

He aquí el jabalí que agarraron los perros de Javier Jariod. Chillaba como un condenado, hasta que Javier lo remató, evitando una vergonzosa porra en la Malera

He aquí el jabalí que agarraron los perros de Javier Jariod. Chillaba como un condenado, hasta que Javier lo remató, evitando una vergonzosa porra en la Malera

Sobre las 14,30 horas, orden de retirada. La cacería había concluído. Todo el mundo con prisas y Javier se vio obligado a cargar él solo el único jabalí cobrado en su remolque. Los perreros a buscar sus perros y los más afortunados a hacer el vermout y comentar la cacería. Despues, a comer comida-cena.

 

José Cuevas se encargaría de cocinar unos esquisitos níscalos y  hacer careta de cerdo y carne a la brasa a los moradores de Casa Felip

José Cuevas se encargaría de cocinar unos esquisitos níscalos y hacer careta de cerdo y carne a la brasa a los moradores de Casa Felip

¡¡¡Leche!!!. José Cuevas parece que se ha quemado. Él nunca lo reconocerá, pero es lo que parece. Eso sí, los robollones le quedaron de rechupete. ¡ Grácias José !

¡¡¡Leche!!!. José Cuevas parece que se ha quemado. Él nunca lo reconocerá, pero es lo que parece. Eso sí, los robollones le quedaron de rechupete. ¡ Grácias José ! y no te desanimes nunca.