Vista parcial del cazadero desde Mas del Rei

Vista parcial del cazadero desde Mas del Rei

Había muchas ilusiones puestas en la décima cacería; parte por el éxito de día anterior y, parte por el cazadero. Este está prácticamente colindante con el coto de Áger y, nos habían dicho que ellos cazaban Les Aspres. El día anterior, no se habían escapado por aquella zona ni perros ni animales heridos. Podía ser otro gran día de caza.

Quizás, pensando en ello, nos reunimos 20 puestos y 2 rehalas de perros, las de Miguelet y Joan de Borges. Colocarían José Berrocal y Ton “El Romano”. No sorteamos este día, pues alguna parada era complicada para acceder. A las 9 h. en marcha, intentando que a las 10, hora que sueltan perros los de Áger, ya estuviéramos en los puestos. Así fue.

Soltamos perros a la misma hora. Pasaba el tiempo y el silencio era la tónica. Que coño pasaba?, pensábamos la mayoría. Se oía algún disparo de los de Áger, pero nada del otro jueves. Joan y Miguelet informaban a través de la emisora que no encontraban rastros frescos.

Muy entrada la mañana, Joan de Borges, a través de la emisora, dice que sus perros han encntrado un jabalí que saldra en cualquier momento. Se escuchan disparos y, al momento, Joan de Borges informa: Ya está. Es un animal muy grande pero no tiene “boca”. Encima estaba en medio de la montaña que para sacarlo se necesitaría un helicóptero. La parte buena es que nos libramos de la temida “porra”.

Otra vista parcial del cazadero. A falta de la imágen del animalejo, bueno es el pauisaje

Otra vista parcial del cazadero. A falta de la imágen del animalejo, bueno es el pauisaje