El domingo, 23 de septiembre de 2018, nos reunimos 9 paradas y una rehala de perros, la de Miguelet. Habíamos quedado pronto pero ese día se retrasaron más de la cuenta, por lo que el desayuno quedó un poco deslucido. Colocarían Miguelet, Manolo Pereira y Paco Reillo. Sin sortear las paradas nos fuimos al monte donde habíamos decidido cazar el serrat de Sant Urbà en poco mas de 15 minutos todos colocados y suelta de perros.

                                                                 Vista parcial del cazadero del Serrat de Sant Urbà y, al fondo la Serra de la Malera

Se escucharon las primeras ladras y los primeros disparos, eran corzos que nos tomaron bien el pelo. Hasta el final de la cacería, Miguelet, no levantó un gran jabalí en el sitio mas insospechado. El animalejo, al que Miguel no consiguió alcanzar, hirió a tres perros de Miguelet, por lo que este juraba en hebreo contra el marrano, que había escapado en dirección de las Serres Belles.

Sobre las 11 horas, se dió por concluída las cacería y nos retiramos a desayunar “bolets” a la brasa y otros manjares (salchichas, butifarra, panceta, …).