El domingo, día 23 de septiembre de 2012, nos dimos cita en el bar social, a las 7 horas. Había que salir pronto, dado que el calor seguía siendo protagonista. Nos reunimos 15 puestos y tres rehalas de perros. Marc, Jaume Solè que venía como invitado, y, por vez primera se estrenaba Miguelet. Había espectación.

La jornada empezó con malas noticias: José Berrocal nos comunicó que había sufrido una avería en su coche y lo había dejado tirado en la carretera. Inmediatamente se ofrecieron varios voluntarios para remolcar su coche hasta su casa. Así se hizo.

Decidimos cazar en un cazadero llamado “La Solana”, de Vilamajò. Nunca habíamos cazado allí. Eso era un pequeño problema: La paradas no estaban señalizadas y muy pocos de nosotros conocían el cazadero. Nos animamos y nos dirigimos allí. Colocaban José Berrocal y Ton, “El Romano”. Inicialmente hubo un pequeño desconcierto porque los puestos señalados y colocados por Berrocal no parecían ser los más idóneos para “tapar” el cazadero. Pero, a través de las emisoras, nos fuimos coordinando y, una vez solventado el tema de “seguridad”, se dió orden de soltar los perros.

Vista parcial del Cazadero “La Solana”

Pronto se escucharon dos disparos. Ha sido a un zorro, se oyó a través de la emisora a su autor. Unos minutos después, se escuchó un nuevo disparo. ¡Ya está!, comento Jaume Solè a el “Romano”. Muy bién, pensamos la mayoría. Poco después, Jaume Solè informaba que se habían levantado uno o dos más. No hubo respuesta hasta varios minutos después. A través de la emisora, Jaume Solè informaba que le había llegado un perro herido como consecuencia de un colmillo de jabalí. No era muy grave, según él.

Sobre las 10 horas, Marc, a través de la emisora dice: Los perros están fundidos con el calor. Paco Gamero le comentaría después de la cacería: No será más cierto que el que estabas fundido eras tú?.

Ya no hubo más incidencias. Todos los mensajes a través de las emisoras eran pesimistas. No se encontraban más jabalíes. Sobre las 11 horas decidimos dar por finalizada la cuarta cacería, no sin antes organizar la recogida del jabalí abatido por Jaume Solè.

 

 

 

Miguelet, se estrena como perrero. El día 23 de septiembre, disfrutó como un chiquillo. Entró en barrancos muy espesos y, allí donde no llegaban sus perros, llegaba él. ¡Que tío!. Él y todos nosotros vamos a disfrutar de esta nueva faceta. Seguro que va a tener éxito.

 

Jaume Solè, perrero  invitado,  consiguió  abatir a este ejemplar,  el día  23  de septiembre de 2012, en el cazadero de la Solana coto de Vilamajò. A la derecha, Jaume Corsa, el más pequeño de los “romanillos”, mira como la perra, CECI de Miguelet, mordisquéa al jabalí.

 

Miguelet y Manolo Pereira arrastran el jabalí los últimos metros hasta el coche. La perra de Miguelet, CECI, también ayuda, aunque tirando en sentido contrario. Otro de sus perros, también ayuda a CECI.

 

A la izquierda, nuestros “nuevos” fichajes: los perros de Miguelet. A la derecha, vista del cazadero de la Solana de Vilamajò, en el cual cazamos el día 23 de septiembre. Al fondo se ve el “Serrat de Pitráu.

 

 

Otra vista del cazadero de la Solana, colindante con Les Aspres. Al fondo la serra de la Malera.

 

 

Jaume Solè, el matador, Jaume Corsa, el más pequeño de los “Romanillos”, Paco Gamero, Pepe Salcedo y Miguelet, se fotografían con el segundo ejemplar cobrado en la temporada 2012 /13. La perra CECI, de Miguelet, mira al matador.

 

Los mismos protagonistas que en la fotografía anterior, excepto Manolo Pereira que está en el lugar que estaba Paco Gamero. La perra CECI se ha colocado detrás de su dueño, junto al coche.