El día 27 de febrero, las previsiones meteorológicas, eran adversas. Se cumplieron. A las 6,5o horas, suena el teléfono de Paco Gamero en Can Felip. Era Xavi Sañé desde Cervera, preguntando como estaba el tiempo en Tartareu, ya que donde estaba él había mucha nieve. La respuesta no se hizo esperar: Aquí está todo  cubierto de nieve y sigue nevando. Orden de volver a casa. El mismo Xavi se encargó de notificar a los “mañicos”, que ya estaban en camino tambien, de que se dieran media vuelta.

La nevada era copiosa y ello impedía la práctica de la caza. Fernando desde Lleida, tambien llamó, igual que Josep Marchal. Idéntica recomendación: Media vuelta.

Desde el local social de Tartareu se veía esta inhabitual estampa. Además, seguía nevando

Desde el local social de Tartareu se veía esta inhabitual estampa. Además, seguía nevando

Así estaba el coche de Paco Gamero. Tres dedos de nieve y eso que estaba protegido por una buena pared

Así estaba el coche de Paco Gamero. Tres dedos de nieve y eso que estaba protegido por una buena pared.

Las

Las calles de Tartareu el día 27 de febrero de 2016

Paco Gamero

Paco Gamero y Paco Reillo, se fotografían en la Terraza de Can Felip, mientras sigue nevando

Terraza de Can Felip

Terraza de Can Felip

Así estaban los coches en la puerta de Can Felip

Así estaban los coches en la puerta de Can Felip

Reajustado_Nevada en Tartareu

 

 

 

 

Reajustado_La nieve sobre un árbol

 

Placid

Placid mira, desde la ventana del bar de Tartareu, el panorama. Todo nevado y con un frió de narices. Por ello está cerca de la botilla de J. B. Si no se caza se come y se bebe.

Las penas se quitan con una buena mesa

Las penas se quitan con una buena mesa. Esto si estaba previsto y se cumplió. Gran comida a base de caracoles a la gormanda y conejo guisado por Merçè que degustaron en Can Felip Paco Gamero, Paco Reillo, Miguelet, Pepe Salcedo, Manolo Pereira, Jaume el Negre y la propia Merçè. El vino de cosecha y elaboración propia de Placid. Alguna ostra que no se consumió la noche anterior también se finiquitó

La comida

La comida muy bien cocinada por Merçè, perfectamente acompañada por el vino de Placid.

La cacería fallida por el mal tiempo no fue un impedimento para pasarlo bien. Como siempre. Después de la comida y los postres, a esperar el día siguiente a ver si el tiempo mejoraba. Así sucedió.