Detalle del corriol por donde pasan los jabalíes y cruzan el riachuelo, en la parada que ocupó Paco Gamero. Se veían pisadas recientes. Buén augurio

El día 29 de diciembre de 2012, nos habían invitado la Colla de la Noguera (Jose de Gava y Joan Monedero), para que cazáramos con ellos en el coto de Torrec. Según ellos, había buenas perspectivas. Aceptamos la invitación y quedamos con ellos en Artesa de Segre, en un bar junto a la gasolinera, a las 8 de la mañana. Llegamos puntuales y, en total, de nuestra sociedad, éramos 23.

Nos recibieron cariñosamente y nos dieron las tarjetas que nos autorizaban a cazar en dicho coto. La cumplimentó José de Gavá y su hija Eva. Previamente, le habíamos remitido por e-mail la lista de los que iriamos. Se borraron 5 pero se añadieron 3. No estaba mal.

Tras el pertinente desayuno, decidieron poner rumbo al coto. En Artesa había mucha niebla. Nos pusimos en marcha y, en el punto de encuentro en el coto, no había, ni en todo el cazadero. Buena señal. Empezaron a distribuirnos.

Ellos no hacen sortéo, pero intentaron mezclarnos con los componentes de su Colla. Todo un detalle que les agradecemos. Finalmente, quedamos tres coches de nuestra colla y nos colocaba un lugareño. Preciosos puestos. La verdad es que nos animamos mucho.

Sobre las 11 horas, orden de suelta de los perros. A esperar. Y sí, esperamos mucho hasta sentir las primeras ladras. Nos extrañaba, porque en las paradas se detectaban rastros. Los perreros también decían que había. Pero nada. Se escucharon un par de disparos. A través de la emisora, Marc, informa: ya está muerto. Bueno, algo es algo. Uno o dos disparos más y nada más. Sobre las 2 de la tarde, orden de retirada.

Nos vimos en el punto de encuentro. Allí, José de Gavá nos comentó: Se me ha quedado cara de tonto. No es para tanto, le comentamos. La caza es así. Ahora toca una buena comida. José nos remitió a un compañero suyo de Vilanova de la Sal que conocía un sitio que lo hacían bién. Allí podíamos ir. Luego, Placi, nos comentó que él conocía otro sitio donde lo hacían muy bien. Allí fuimos, en total 14 de nuestra colla. Poco después, se unió, en otra mesa, un grupo de la Colla de la Noguera, entre ellos Joan Monedero. Eso nos hizo pensar que no había unanimidad en la elección del restaurante y que en el que había elegido Placi también era bueno. Pronto se disiparon las dudas. Muy bueno y muy bién atendidos. De Lujo.

Así concluyó la cacería del día 29 de diciembre. Apuntamos el jabalí que se cobró a nuestra estadística porque lo abatió Marc. Nos despedimos de Joan Monedero, agradeciéndole la atención que habían tenido con nosotros y pusimos rumbo a Tartaréu, la mayoría, otros a Sástago, Lleida, Vic o Sardanyola.

 Lástima que no pudimos conseguir ninguna foto del jabalí cobrado por Marc. Parece ser que era mediano, unos 50 o 60 Kg. Con éste animal hemos alcanzado los 21 jabalíes cobrados

 

 

 

 

 

 A la derecha, tiradero que tenía la parada de Paco Gamero, Un paso bien definido que cruzaba el ríachuelo. Después, un buén campo para disfrutar.  Buén puesto y buenas posibilidades. Si pasaba el jabalí

 

 

 

 

 

 

                                 

                                                                                                                                                                                                                                                                         

En la foto de la izquierda se ve el tiradero que tenía Paco Gamero a su derecha. También era bueno. En la fotografía de la derecha, se aprecia la zona de tiro que tenía la misma parada a la izquierda del puesto