Magnífico ejemplar cobrado por Manolo Pereira

Este magnífico ejemplar lo cobró Manolo Pereira el día 15 de diciembre de 2012 en el cazadero de la Malera, en Tartaréu. Le bastó un sólo disparo

 

A la izquierda, Teixidó, el gran frustrado este día, a la derecha, Manolo Pereira, el matador y, en el centro, Solsona y Joan Moliné, este, como siempre, dando la nota con un sombrero.

El día 15 de diciembre de 2012, como es habitual, nos dimos cita en el local social de Tartaréu. Nos reunimos 23, sólo faltaron José Mª Reichart y Ramón Castell. Aparte del buen tiempo y los augurios de una buena cacería, a mediodía, estaba prevista una comilona a base de un guiso de corzo que había preparado Merçé, la mujer de Miguelet, más los complementos que los cocinó Olga, la esposa de Miguel “Canut”. Sin muchos preámbulos, se hizo el sorteo y todos a sus puestos. A las 9,20 horas, orden de suelta de las 6 rehalas de perros. Había rastros inequívoco de que había “macarenos” dentro del cazadero. Había  llovido el día anterior. No podía haber error. Pronto se escucharon las inequívocas ladras de los perros delatando que habían encontrado animales. Se escuchan disparos. Más disparos. Marc anuncia que ha matado a tres. Después rectifica y dice que han sido dos y el tercero se ha ido herido. Dice que no se “podrán cobrar”. Así fué y, por tal hecho no los contabilizamos. Muchas carreras de los perros. A veces, aparece algún corzo, pero en estas fechas no se les puede tirar. Sobre las 12, se escucha un disparo. Manolo Pereira informa a través de la emisora que “ya está”. ¡¡¡En hora buena!!!. Así se hace, le dicen la mayoría a través de la emisora. Las persecuciones no cesan pero los “animalejos” se resisten salir del monte. Unos porque son grandes. Otros porque son pequeños. Finalmente rompe un gran ejemplar por los corrales del Romano. Teixido lo ve y la espera. Le dispara una, dos, tres veces. Nada. El animalejo sigue sin muchas prisas a través de los campos. Vuelve a cargar su rifle y repite los disparos. También se animan algunos de los que estaban más cerca. El animal sigue su camino. Miguelet, dice a través de la emidora: Ese jabalí va tocado. Está haciendo cosas raras. Tras él se llava algunos perros. Pepe Salcedo coge su coche e intenta cortarle el paso al jabalí y volver los perros. No consigue ni una cosa ni la otra. Eso sí, se comprobó que había rastro de sangre. El jabalí iba tocado. Paco Gamero, a través de la emisora le dice a Xavi Sañé que 6 o 7 perros han entrado en un vallado. Seguramente persiguiendo algo. Xavi lamenta este contratiempo y se dispone a ir a sacarlos. Lo consigue, en parte, porque otros no se dejan coger. Paco Reillo dispara a un jabalí que ve entre las matas, aunque lejos. Se ha hecho tarde. Los perros están cansados y los que se han ido hay que ir a buscarlos. Son las 3,30 de la tarde. Orden de retirada y, a comer.

 

Yeste, Agustín Chamizo y Capri, se fotografían con el jabalí cobrado por Manolo Pereira

 

  

 

 

 

 

 

 

A la izquierda el ejemplar cobrado por Manolo Pereira. A la derecha, José Manuel Palacios se ha unido a Yeste, Agustin y Capri, para tener un recuerdo con el mismo ejemplar.

 

 

 

Después de las fotos con el jabalí, toca comer. Manolo Pereira, el primero por la izquierda, escucha a José Manuel Palacios que, parece decirle que ha tenido mucha suerte. Agustin los mira, igual que Yeste, Pero Javi Jariod, piensa que igual no tiene razón en lo que dice.

 

 

 

 

 

 

 

 

A la izquierda, un lateral de la mesa, con el frustrado Teixidò en primer plano. A la derecha, el otro lateral de la mesa, con Manolo Pereira en primer plano y, José Manuel, erre que erre.

 

Merçè, la extraordinaria cocinera que preparó el guiso de corzo, cobrado hace meses por Pepe Salcedo, tras recibir todo tipo de felicitaciones de los comensales, muestra esta imagen de satisfacción. 

 

La familia Valls al completo. Todos con cara de satisfacción. A la izquierda, Miguelet, en el centro, Sergi, su hijo, y a la derecha Merçè, esposa de Miguelet y madre de Sergi. Ella había preparado el gran guiso de corzo.

 

 

 Olga, esposa de Miguel “Canut”, se encargó de preparar los complementos del guiso de corzo y servir la mesa. Junto a su marido la hicieron de maravilla, empezando por los MANDUKINIS previos, pasando por las alcachofas fritas, la ensalada los postres el café y las copas. Gran nota.

 

Cristina Sañè, hija de Xavi, junto a su madre, Mª Carmen. Siempre van juntas en las cacerías. Mª Carmen es nuestra única mujer montera, orgullo de nuestra sociedad. Ambas se muestran felices. 

 

 Xavi Sañé y Paco Gamero, vicepresidente y presidente de la sociedad, respectivamente. Cada uno hace lo que puede en beneficio de la sociedad. Unas veces con mejor fortuna que otras. Xavi, siempre, se lleva la peor parte, sobretodo cuando día sí y al otro también, tiene que dedicar mucho tiempo buscando perros. Pero es que si sus perros no fueran tan buenos, le darían menos problemas.

 

A la izquierda, Capri y Javi Jariod, con cara de satisfacción después de la comida. A la derecha, Marc y Pedro Berjillos, dos de nuestros ilustres perreros, muestran el postre que les ha servido a uno de ellos Olga.

 

Ton, “EL Romano”, a la derecha, parece que quiere aclararle alguna cosa a Xavi Sañé, que está de pie. Paco Gamero, sujeta el baso de su JB, por lo que pueda pasar.