El día 12 de enero, como de costumbre, nos dimos cita en el local social de Tartaréu. La hora acordada eran las 7,45. Empezamos a reunirnos y pronto constatamos que éramos bastantes. Faltaban Ramón Castell, José María Reichard y José Manuel Palacios. Pero por contra, vinieron tres invitados: Lozano, de Corbins, un amigo de Sástago y Joan de Borjes, que vino como perrero. Así que podemos decir que hicimos pleno.

Los desayunos de rigor (La mayoría a base de huevos fritos con panceta o longaniza, tortilla a la francesa, algún descomunal bocadillo de fuet, o algo similar). Los que no desayunan, la mayoría se lleva su bocadillo al puesto. Cafés, copas y sorteo.

La noche anterior, Placi, “El Romano, Miguelet, Gamero, Pereira y compañía, ya habían seleccionado el cazadero. No nos llegó la autorización de los fotestales para cazar en la finca de Fontdepóu, como teníamos previsto. Escogimos la Serra de Comallonga, pues sabíamos, aproximadamente, los que participariamos, no nos costó hacer la distribución.

Habíamos elegido a los colocadores, serían: Placi, Miguelet y “El Romano”. Así no nos fue nada complicado distribuir los puestos. José Berrocal apareció con 5 cazadores de su colla. A sortear. La mano inocente, esta vez, le tocó a José María Solsona. Buena mano la suya, dejó su coche el último.

Tras el sorteo, todo el mundo en marcha. Hacía frío, pero era soportable, No hacía viento, o muy poco. En menos de media hora ya estábamos todos colocados. Eran la 9,15 horas. Orden se soltar perros.

Antes de soltar perros, Jordi Corsa, dispara a un jabalí que salió cerca de su parada, cuando aún no había cargado el rifle. El hombre hizo todo lo que pudo para cargar un cartucho en la recámara y disparar sobre el animal. No le dió.

 

 

 

La foto de la izquierda, es una parte del tiradero de la parada que ocupó Paco Gamer. En la foto de la derecha, al fondo a la izquierda, se ve un saliente, tras el cual estaba Norberto de Sansimón.

 

 

 

 Otra vista del puesto que cubrió Paco Gamero. Bonito sí era, pero no pasó ningún bichejo

 

 

Se escuchan partir del primer disparo de Jordi Corsa, varios disparos más y se  empiezan a escuchar las primeras ladras de los perros. No hay información a través de las emisoras. Muchos participantes no tienen (Los de José Berrocal, los Romanillos y los invitados). Pasamos una hora alucinante. Disparos,más disparos, Placi indicando hacia donde perseguían los perros a los jabalíes. Por  fin, José María Solsona y Fernando Rodríguez, informan que un jabalí que ha tirado el primero, no ha salido del barranco. Los perros entran y salen del barranco. El animal debía estar muerto, como así se comprobó más tarde. Era un gran animal.

Xavi Sañé se encargó de cobrar el segundo. Tampoco estaba nada mal. eso sí, le costó varios disparos.

 

Es este animalejo que está en el remolque. Como se aprecia en la fotografía, tiene un impacto en el codillo. Buena puntería la de Xavi. En la fotografía, aún tiene atada al hocico la cuerda con la que le arrastraron del monte.

  También, Lozano, consigue alcanzar otro buen jabalí, aunque debió rematarlo su yerno, Josep Marchal. Entre tanto, se siguían escuchando disparos y persecuciones de los perros. No obstante, en muchos casos perseguían corzos. Ahora sólo podemos tirar a las hembras en batida. Se tiraron a varias, pero no se consiguió ninguna. Hay que seguir afinando la puntería.

 

 

Otro buen jabalí el que mató Lozano, rematado, finalmente por Josep Marchal, en presencia del hijo del segundo y nieto del primero. El chaval estaba entusiasmado por la suerte que había tenido, al ser testigo del lance.

 Jordi Corsa, el mayor de los “Romanillos”, tiro a un par de jabalíes y a varias corsa. No acertó a ninguna pieza. Parece que, en total, disparó 16 cartuchos. El hombre quiere seguir siendo el que más disparos hace en una batida. El año pasado, en la misma zona, disparó 26 veces.

También tiraron sobre las corzas Norberto de Sansimón, Paco Reillo, Sebastián Yeste, Jaume Corsa y otros componentes de la colla de José Berrocal. Ninguno hizo blanco. Eso sí. se tuvieron que aguantar las bromas y cachondéos del resto de cazadores.

Sobre las 14 horas, se inicia la recogida de los 3 ejemplares abatidos. El más complicado el cobrado por José Mª. Solsona. Lo sacaron a un camino y lo dejaron allí para que fuera un remolque a recogerlo. De este animal no tenemos documentación gráfica, pero los que lo vieron y arrastraron, aseguraban que era muy bueno.

Tras el bermout, cerveza o mandukiny de rigor, se hicieron las fotos de los dos ejemplares que habían llegado y, Paco Reillo y Joan Moliné, se fueron a preparar un suculento arroz con bogavante, para los moradores de “Casa Felip”. Como entrantes había media docena de ostras para cada uno de ellos. No fue así porque al bueno de Paco Reillo, no le dieron las 25 piezas que pidió. Le dieron 19, por lo que cada uno tuvo que renunciar a una. Prometió que haría la pertinente reclamación.

 

He aquí el recipiente donde se cocinó el arroz con bogavante. Las marcas delatan que ya se había empezado a servir platos

 

 

Joan Molinè, el primero por la izquierda, en la foto de arriba, a  la izquierda, le dice a Manolo Pereira que se de prisa en beber el cava del porrón. Pepe Salcedo y Paco Reillo miran a Manolo. Norberto de Sansimón pasa de ellos y sigue “manducando”. En la foto de arriba a la derecha, todos parecen recriminar algo a Joan Moliné. Normal.

En la foto de abajo, a la izquierda, Moliné se ha metido a fotografo. Todos le miran atentamente y han dejado de “jalar” un momento. En la foto de abajo, a la derecha, el fotografo es Paco Reillo. ¡¡¡¡ Como se lo pasan los tíos !!!!.

 

 

 

 

 

 

 

Descomunal plato de arroz con bogavante el que se sirvió Paco Gamero y, dió buena cuenta de él. Además, como la mayoría de comensales, repitió

 

 _________________________________________________________________________________________

Cacería del día 13 de enero de 2013

 

La noche del sábado día 12 de enero a la del domingo 13, llovió. No copiosamente, pero cayó el “chirimiri”. Habíamos organizado un cazadero interesante, por lo que asistieron 14 cazadores de parada y 2 rehalas de perros. Juan de Borjas, que en un principio se comprometió a venir, no lo hizo.

Nos reunimos a las 8 de la mañana en el local social de Tartaréu para ultimar detalles. Ramón Castell, que en un principio se había comprometido a asistir, tampoco vino. Según Fernando, lo más probable es que se hubiera equivocado de ruta.

De todas formas, empezó a lloviznar a las 8,30 horas. Hasta los menos habituales en los desayunos se decidieron a desayunar, salvo excepciones. A las 9 horas empezó a nevar. Poco después, llegó Marc e informó que donde teníamos previsto cazar estaba cuajando la nieve. Mal asunto.

A las 9,45 horas seguía nevando.  Empiezan las primeras deserciones. Arriba, en la Serra de la Mora, se ve un manto blanco de nieve. Hoy no será posible cazar aunque mejore el tiempo.

Miguelet propone que le hagamos una visita de cortesía a Josep, el propietario de la finca de Fondepou, donde habiamos pedido el permiso para cazar el día 12 y, así, poder decidir que días podemos solicitar una nueva cacería. Así lo hicimos. Nos despedimos hasta dentro de 15 días y nos fuimos a visitar a Josep, quien nos recibió muy amablemente, él y su esposa.