resized_IMG_1548

 

Joan de Borjas, se fotografía con el impresionante troféo del magnífico jabalí que cobro el día 10 de marzo de 2013.

Este animal hirió gravemente a uno de sus perros, al que le propinó un corte en el cuello que le perforó una arteria. El bravo animal es el que está detrás de Joan.

El día 10 de Marzo, cazamos en el límite del Coto de Áger, compartiendo la cacería con aquella colla. Berrocal ya había organizado esta cacería con los amigos de aquel coto.

Quedamos a las 8 de la mañana en el local social de Tartaréu. Pensábamos que vendrían 14 o 16 puestos en total, pues a pesar de que los amigos de Sástago se quedaron 5, los de Corbins (Marc, Josep Marchal y Teixidó), no vendrían. Nos equivocamos. Nos reunimos 23 paradas y 4 rehalas de perros; Miguelet, José Manuel Palacios, Javier Jariod y Joan de Borjas.

Colocarían José Berrocal, Ton el Romano y Placi Forcat. Este día no teníamos muchas prisas, pues la colla de Áger, sueltan perros a las 10,30 horas, en punto. Nosotros teníamos que ir coordinados con ellos, por lo cual estuvimos tranquilos hasta las 9,30. A esa hora nos empezamos a poner en marcha, tras el sorteo.

 

resized_IMG_1542

 Vista de la Parada de Mas del Rei. Buena panorámica y gran tiradero

A las 10,30 horas, orden de soltar perros. Había mucho rastro. Así, a los 10 minutos de soltar los perros empezaron los primeros empeites, aunque era sobre rastros de la mañana. Miguelet levantó los primeros y empezó la fiesta. José Manuel, Javier, Joan de Borjas y Miguelet se desgañitaban a través de las emisoras. Miguelet, dice: De un matojo pequeño han salido 8 o 10; he matado uno.

Los disparos y las alertas se suceden. Joan de Borjar informa que ha matado 2. Uno de ellos muy grande que, además le ha herido a un perro, por lo cual dice que se tiene que marchar al remolque. El animal se estaba desangrando. Miguelet informa que son dos los que ha matado. Se oyen más disparos. José María Solsona avisa a Joan Moliné que va uno hacia él. Se oye un primer disparo. Poco después otro y otro más, a intervalo de varios segundos. Solsona le vuelve a preguntar a Moliné ¿Que haces?. Moliné no contesta. Vuelve a disparar otras tres veces. Le vuelven a preguntar Ya está, o qué?. Otro disparo más. Por fin Joan Moliné se deja oir: Que bicho más grande. Por fin está muerto. Luego diría: Le he tirado 5 veces a la cabeza y seguía levantándose; era increíble. Risas.

Joan de Borjas informa que de regreso al remolque ha levantado otros cuantos. Había cobrado uno. Los perros de todas las rehalas seguían levantando jabalíes. Muchos se iban en dirección a las posturas de Áger, que no dudaban en darles la bienvenida. De todas formas, iba a ser muy complicado recuperar todos los perros.

Ya bastante tarde, apareció cerca de la parada de Paco Gamero Joan de Borjas. Gamero lo llamó para indicarle un mejor camino hasta el remolque y de paso, aprovechó para hacerle alguna foto a la cabeza del fabuloso animal que llevaba Joan como oro en paño. No era para menos. Si no es medalla de oro le va a faltar muy poco.


resized_IMG_1545

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

He aquí el magnifico trofeo que Joan de Borjas llevaba, fruto del colosal jabalí que abatió.

 

Como preveíamos, la recogida de perros se prolongó hasta el anochecer. Igual ocurrió con la recogida de los jabalíes abatidos. Es por tal motivo que no fue posible conseguir documentación gráfica.

resized_IMG_1546

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Joan de Borjas posa con la cabeza del magnifico animal abatido. También el perro herido, al que se le puede ver la sangre en el cuello. Joan, se muestra satisfecho  por el trofeo y, a la vez, preocupado por su perro.

 

resized_IMG_1542

resized_IMG_1544  Magnificas vistas del cazadero

resized_IMG_1544

 

 

 

 

resized_IMG_1541

resized_IMG_1543

La cacería concluyó, pasadas las 14,30 horas, pero sólo para parte de los puestos. Los perreros aún tardaron mucho tiempo en reunir sus perros, algunos hasta las 20 horas. La jabalíes abatidos también llegarían anocheciendo. Con estos 6 ejemplares hemos llegado a los 58 esta temporada. No está nada mal.