Esta es una zona conlindante con el Barranc Salat, en el que intentamos cazar el día 3 de noviembre. Todo un espejismo: Ni la zona es el Barranc Salat, ni el día fue tan azul. Otra vez será.

Efectivamente, el día 3 de noviembre, meteorológicamente, no fue malo, a pesar de las previsiones. Hizo buena temperatura; no hizo viento y no había muchas nubes. Un día perfecto para cazar.

Nos dimos cita, como siempre, en el local social. Éramos 21 paradas y 4 rehalas de perros, incluido Miguelet que decidió salir con sus perros. Elegimos el Barranc Salat (Se habían visto rastros), sorteamos los puestos y nos pusimos en marcha. El Romano se cuidaría de distribuir y organizar la salida de los perros. Miguelet, colocaría una línea: Manolo Pereira otra. La tercera, Placi Forcat. Cuando está-bamos accediendo a los puestos se veían rastros. Buen presagio.

Puro espejismo. No se levantó ni un sólo jabalí. Habían desaparecido como por arte de magia. Quizás un perro perdido el día anterior, quizás el cambio de tiempo. Todo lo que queramos, pero es lo que había.

Empezaron a levantarse corzos, para desesperación de cazadores, perros y perreros. No nos han llegado las “anillas”. No se les puede tirar aún. Cuando nos lleguen las “anillas” habrán desaparecido. Luego nos pedirán explicaciones. Eso sí, también se levantaron unos cuantos buenos zorros. Pepe Salcedo dió buena cuenta de uno. Otro lo cobró Teixidò. Con ello, nos consolamos diciendo que no habiamos hecho “porra”. Bueno, con los dos zorros y una perdiz que encontraron los perros de Marc. Finito. Se acabó la cacería del día 3 de noviembre de 2012 y nos fuimos al local social a hacer el VERMOUT. Había, no obstante, buen ambiente. Además, los perreros no habían perdido ningún perro. A comentar la jugada y a hacer bromas.

 

 

Javi, de Sástago, a la izquierda, con el invitado que trajo. A pesar de la mala cacería no se les ve mala cara. Buena gente.

 

 

 

Hasta a Pepe Salcedo le ha cambiado el semblante con respecto al último día en la cacería de Sástago. Bueno, no fue un ciervo, pero sí un buen zorro.

 

 

 

 

 

 

 

Cada uno comenta lo que quiere, mientras tanto, Manolo Pereira está como un PAVO REAL fotografiándose con Olga.

 

 

 

Norberto de Sansimon, en el centro, mira la cámara. A la izquierda, Javi de Sástago y su acompañante, Pepe Salcedo y compañía y, encima de la mesa, la botella de GIRÓ, el baso del MANDUKINY y el paquete de Reig 15. Señal inequívoca que aquí se sentaba Paco Gamero, quién tuvo que echar el resto para que Javi y su acompañante se quedaran a comer.

 

Ya, en Cal Felip, se empiezan a preparar los platos que se degustaron. Como se aprecia el no conseguir ningún “MACARENO”, no les quitaba el apetito.

 

 

 

 

 

 

La buena temperatura permitió comer en la terraza. Todos están mirando la gran paella de arroz caldoso, con conejo.

 

 

 

 

 

He aquí el arroz caldoso con conejo, pimientos morrones y otras viandas que preparó Paco Mañas. Además también se cuidó de emplatar el sabroso arroz. A veces es buen tío.

 

Buen plato de arroz le han servido a Norberto de Sansimón. Lo sujeta con las dos manos, así no se le escapará ¡¡¡Qué jodido!!!.

 

 

 

 Paco Reillo cogido “infraganti”. ¿Que se creería?.

 

 

 

 

El día 3 de noviembre no dio para más. A los postres se nos unió Placi Forcat (Que además, nos subió dos botellass de vino etiquetadas de su cosecha), quien junto con Miguelet, nos entretuvimos en tratar de preparar la cacería del día siguiente. Javi y su acompañante pusieron rumbo a Sástago. Otros cuantos, se fueron a ver el partido Barça – Celta y, después, el del Madrid – Zaragoza. Otros se quedaron en Can Felip con Placi, recordando otras batallas.

__________________________________________________________________________

 

El día 4 de noviembre amaneció lloviendo. No salimos a cazar

 

Nos reunimos, como siempre, en el local social de Tartareu. Éramos 12 paradas y 2 rehalas de perros. Mirábamos la lluvia. Alguno empezó a pedir “huevos fritos con algo”. Placi fue el primero en “desertar”. Los que no habían pedido desayuno, empezaron a pedir a Miguel y Olga, algo para matar el “gusanillo” del estómago, salvo alguna excepción.

A  las 11,30 h., aproximadamente, empezamos a desfilar, hasta dentro de 15 días, con la esperanza de tener más suerte.