La vigésimaquinta cacería, empezó en el Hostal de Estopiñán, con el protocolo ya conocido por todos. Cuantificación de asistentes, elección del cazadero, elección de colocadores, sorteo de las paradas, desayuno por parte de la mayoría, etc.

Concluyó en el mismo lugar. Por el medio nada especialmente reseñable. La segunda porra de la temporada se hizo realidad. Esta vez, sin muchas caras largas. celebramos la comida de fin de temporada en el Hostal.

Paco Gamero había organizado a los cazadores para que estos asistieran a la misma. Esther, se encargó de hacer la comida, a la que ayudó Iliana. Los tres se muestran sonrientes, en esta fotografía, una vez concluída la comida. Todo había salido bién, salvo el susto que se llevó Esther al comprobar que los cazadores volvían 2 horas antes de lo previsto.

Así fue, en resumen, nuestra penúltima cacería en Estopiñán del Castillo. Habíamos decidido cazar el “Serrat de Cubes”, un cazadero colindante con “Los Mons”, La Irena, El Molar y muy próximo a Perpella. Hacía 2 años ne no lo habíamos cazado. Podía ser bueno, pues se habían detectado rastros. Pero nada de nada, ni jabalíes, ni corzos (Aunque no se podían cazar), ni zorros. Estábamos a punto de sufrir una rebelión de los perros (Para ellos, además, no había comida extra), y encima los estaban paseando sin ningún sentido, cuando decidimos arriar banderas. Se Acabó. Había 44 posturas. A por la comida. Y justo aquí le pasamos la presión a Esther. No nos esperaba tan pronto. A la comida asistieron 41 comensales, 3 menos que a la cacería, aunque a la comida se apuntaron esposas, compañeras e hijas de cazadores.

El día había sido extraordinario climatológicamente. Así que ha disfrutar de un bermout previo a la comida y, en lugar de hablar de los lances de la cacería, era mejor recordar otras cacerías. Así fue.

El tiempo ayudó, y se buscó la sombra, mientras se esperaba la comida. Placi, Pepe Salcedo, Banzo, Romano, Ramón, Miguelet y Solsona, Justo Teixidó, Manolo Pereira y José Mª. Reichart

Abajo, a la izquierda, Iliana y Esther, disfrutan sirviendo la escudella. A la derecha, Iliana le ofrece la bandeja de carne a Paco Gamero, que no se ve. José Mª observa la bandeja.

Miguelet, Romano, Paco Reillo, Manolo Pereira y Placi Forcat, en plena “faena” Gastronómica.

José Mª Reichart, Norberto, Solsona, Ramón Castell, Fernando Rodríguez y Banzo

Joan Roca y Teresa, se muestran felices

Mari Carmen y Cristina, madre e hija se fotografían felices.

Joaquín Suriñach y Xavi Sañé, dos de nuestros ilustres perrero

Jesús y su cuñado, José Gomez

Lolo, a la guitarra y José Álvarez (Que echa de menos el micro), cantan melodías a los postres de la comida

Abajo, a la izquierda, Brufau, Joan de Borjas y Cisco. A la derecha, Clemente “El Portugués”, Clemente, el Pintor y Cisco Laprada

Al grupo de espera se añadió Paco Gamero, eso sí, a la sombra.