La décimo segunda cacería, celebrada el día 6 de diciembre de 2014, fue la primera que hizo acto de presencia el frío.

 

Reajustado_20141206_114202

Vista del escape de jabalíes desde el barranc del Pas del Caballé por la balsa. Al fondo, aún se ven restos de niebla.

Nos dimos cita, como siempre, en el Bar de Tartareu. Este día, para alegría de todos, contábamos con la presencia de Placid Forcat, que había superado sus problemas de salud. La mañana, tal y como se indica anteriormente, era un poco fría.

A la 7,45 horas empezamos a llegar al punto de encuentro. Nos reunimos 28 paradas y 4 rehalas de perros: La de José Manuel Palacios, Xavi Sañé, Pedro Berjillos y Miguelet. Nos dieron el salto Joan de Borges y Javier Jariod y, eso, que nos hacían falta.

 De las 28 paradas, 7 eran invitados. Colocarían Ton, El Romano, Paco Gamero, Paco Reillo, Jordi El Romanillo y Placid Forcat. Había niebla, por lo cual, esperamos un rato a ver si se despejaba. Sobre las 9,30 horas, todos en marcha. En la montaña quedaba poca niebla pero en la parte baja aún quedaba. Colocamos las paradas y esperamos a que se despejara.

 A la 10,45 horas, orden de soltar perros. Se habían detectado rastros frescos por lo que el día podía darse bien.


Reajustado_20141206_143157

 Esta es una de las zonas más bonitas del cazadero para tirar a los jabalíes cuando cruzan los campos.

Sobre las 11,30 horas las primeras ladras de los perros con buenas sensaciones. José Manuel Palacios ve varios jabalíes y alerta a las paradas. Se escuchan los primeros disparos. No tenemos información del resultado porque se trataba de invitados y paradas que no llevaban emisoras. Había que esperar.

Xavi Sañé levanta otros cuantos jabalíes. Uno, según informa, muy grande. Los animales se dividen por el cazadero así como sus perros. Pronto nos informa Xavi que, uno de sus perros ha sufrido las consecuencias de un colmillo de jabalí. No es muy grave, pero otro de sus perros ha sido herido gravemente y sangra mucho. Xavi teme por la vida del animal.

La armada que ha colocado Jordi (El Romanillo), está gastando pólvora a base de bien. Tambien los invitados de Castelldefels y otros. Los perros persiguen a los jabalíes que cruzan las paradas y se van tras ellos a otras montañas fuera del cazadero y del coto. Sabemos que Jordi ha cobrado uno.

La anécdota se produce cuando José Manuel Palacios grita a través de la emisora: “Oye, ese que está mirando el jabalí muerto. Tiene uno detrás de él parado a 10 o 15 metros”. Me cago en la puta, como es posible …?. Después resultó que, si bien era cierto que tenía el jabalí detras, no estaba mirando el jabalí abatido, si no buscando algo en su mochila. Lo cierto es que no lo vio.

Finalmente, nos tuvimos que conformar con uno. El que abatió Jordi. Se escaparon unos cuantos y muchos, se quedaron en el cazadero. Los perros exhaustos ya no podían moverse. Orden de retirada y a esperar poder sacar el jabalí de Jordi. ¡Por cierto!: su hermano Jaume, consiguió abatir a una buena “raposa”.

Salida del cazadero hacia las montañas de Áger. Buen tiradero e inmejorables posibilidades

Los más afortunados, la mayoría de los que estábamos de parada, nos fuimos a comer. Los perreros y algún voluntario, a buscar perros y Xavi Sañé a buscar urgentemente un veterinario. José Manuel Palacios se tuvo que quedar, pues no encontró dos perros; o mejor dicho, los encontró a través del GPS en lo alto de la montaña de Blacafort, pero se hizo de noche y ya no se atrevió a subir. Al día siguiente los encontró exhaustos.

Vaya aquí nuestra admiración y reconocimiento hacia los perreros y a cuantos compañeros les ayudan. No sólo son el alma de las cacerías, si no que además, son un ejemplo de sacrificio y solidaridad entre ellos. Valgan tres ejemplos:

> Miguelet, conocedor de la zona, estuvo hasta bien entrada la noche guiando y aconsejando a José Manuel sobre los accesos a la montaña, a pesar de tener un compromiso familiar. Él fue quien aconsejó dejar la búsqueda para el día siguiente.

> El domingo, a las 8 de la mañana, se presentó en el punto de encuentro Sebastián Yeste que no había venido a cazar el sábado y bajó desde Sástago (Zaragoza), para ayudar a José Manuel a encontrar sus perros.

>A las 9,30 horas, Xavi Sañé llamó a Paco Gamero para interesarse por los perros de José Manuel, ofreciéndose a subir desde Vic (Barcelona), para ayudarle a encontrarlos.

¡Bravo muchachos!. Sois únicos!!!. Vuestra labor y forma inconmensurable de comportaros, no tiene adjetivos. Sin vosotros no sería posible la caza del jabalí en batida. por ello, ¡¡¡Bravos!!!. ¡¡¡Mil veces bravos!!!.

 

CACERÍA DEL DÍA 7 DE DICIEMBRE DE 2014

 

El día 7 de diciembre no pintaba bien. Preveíamos que seríamos muy pocas paradas y pocos perros. Así fue. Once paradas y un sólo perrero: Miguelet.

El tiempo era muy parecido al del día anterior. Un poco más sereno y sin nieblas. Decidimos cazar una zona de la Serra la Mora. Por allí se habían escapado varios jabalíes el día anterior y habían pasado varios perros tras ellos. Era la opción menos mala, a pesar de que los animales podían haber huído.

José Manuel, Nayo y Sebastián Yeste (Que había venido expresamente de Sástago a ayudar a José Manuel), se fueron a buscar los perros. Los encontraron y volvieron con ellos aunque ya no se sumaron a la cacería. Daba igual. No salió nada y ni un sólo empaite. Sobre las 12,30 horas orden de retirada. La decimotercera cacería había concluido con una nueva porra.

Desde la serra la Mora se ven estas vistas impresionantes. Desde la parada que le tocó a Paco Gamero, se observa una amplia zona de tiro a los jabalíes que huyan hacia la Malera o Les serres Belles.

Desde la serra la Mora se ven estas vistas impresionantes. Desde la parada que le tocó a Paco Gamero, se observa una amplia zona de tiro a los jabalíes que huyan hacia la Malera o Les serres Belles. Esa es, al meno, la teoría. La práctica, este día, fue que no salió nada. Eso sí el paisaje es impresionante: Las granjas de Romano, Tartareu al fondo, a la derecha la Serra de Comallonga y a la izquierda la Malera.